Ninguna mujer elige libremente ser madre de alquiler

Ayer en el programa Como en Casa en Ningún Sitio se habló de gestación subrogada. La periodista Begoña Baristain, en representación de la plataforma “No somos vasijas” nos regaló un titular con el que no puedo estás más de acuerdo “Ninguna mujer elige libremente ser madre de alquiler”. ¿Cómo no estar de acuerdo con esa afirmación?, ninguna mujer con capacidad de elección, sin coacción social o económica y con una educación media-alta elegiría libremente alquilar su vientre, porque jamás contemplaría que está alquilando o vendiendo una parte de su cuerpo. Lo que esta mujer le diría a Begoña Baristain es que ha decidido donar su capacidad de gestar.

Al hilo de esta entrevista me gustaría aclarar algunos puntos que se tratan aquí. Se habla de granja de mujeres. Sí, no voy a negar que esto ocurre en la India, no voy a intentar defender lo indefendible. Esa es una realidad de ese país y es atroz. La India es uno de los países con los mayores niveles de desigualdad de género según los datos de Naciones Unidas. ¿En qué se basa este informe? Pues bien, tiene en cuenta la tasa de mortalidad materna, tasa de fertilidad en adolescentes, logros educativos y tasa de empleo. Analicemos uno a uno estos puntos para entender la realidad de la India, porque si la Sra Baristain y “No somos vasijas” se empeñan en comparar a las mujeres hindúes con las españolas, tendremos que ver en que se basan ellas para pensar que nuestra realidad social, económica y cultural es la misma.

La mortalidad materna en la India está en 190 muertes por cada 100.000 nacidos vivos. Para comprender esta tasa debemos tener en cuenta que se incluye en la tasa de mortalidad materna a todas aquellas mujeres fallecidas por complicaciones en el parto o hasta 42 días después de dar a luz. La tasa de mortalidad materna en España es de 16 muertes por cada 100.000 nacidos vivos.

La tasa de fertilidad en adolescentes publicada por Naciones Unidas en 2013 afirma que en la lndia 32 de cada 1.000 mujeres se quedan embarazadas con menos de 19 años, sin estar casada. En España, 10 de cada mil se ven en esta situación.

En la India la tasa de asistencia a la escuela secundaria en mujeres entre 2008 y 2012 según el estudio publicado por UNICEF es de 48,70%. Sin embargo, en España la asistencia a la educación secundaria obligatoria es, actualmente, cercana al 100%. Del total de mujeres entre 25 y 44 años, un 29,60% ha superado la 1ª etapa de la educación secundaria o inferior, el 23,1% tiene estudios secundarios o post secundaria no superior y un 47,3% tiene estudios universitarios (datos publicados por el INE en 2013).

Con respecto a ingresos económicos; el salario mínimo interprofesional de la India está en 1,60€ al día cuando en España es de 21,51€ al día.

El estudio de UNICEF anteriormente citado, también nos dice que el 30% de las mujeres entre 10 y 19 años en la India están casadas. No olvidemos que la legislación sobre gestación subrogada de este país dice que para que una mujer geste al hijo de otra persona debe tener el consentimiento de su marido o tutor y este va por encima del suyo propio.

Con toda esta información, creo que es difícilmente sostenible comparar la realidad de las mujeres hindúes con las españolas, por lo tanto, ¿qué les lleva a pensar que lo que ocurre allí también ocurriría aquí en caso de legalizar la gestación subrogada?

5 comentarios

  1. avatar
    Marga

    Aunque yo también opino que la situación de un país y otro no es comparable, no estoy a favor de legalizar la gestación subrogada en España porque una vez legalizada nadie puede asegurar que, por muy buena que sea esa ley, se emplee de la manera adecuada. El control en este sentido es muy complicado desde mi punto de visto. Cuando hay dinero de por medio, siempre va a haber alguien con un interés puramente comercial al que no le importe explotar a la mujer con tal de engordar su cartera.

  2. avatar
    lorena

    Tu misma te respondes, no es lo mismo donar que alquilar. La diferencia es clara, donar es una acto altruista sin beneficio económico. Lo demás es mercadear con mujeres con necesidades. Por eso en España no se vende sangre, ni órganos, ni niños… genera desigualdad.

    • avatar
      Nobita

      Gestar el hijo de otra persona es una responsabilidad muy grande y puede poner en peligro tu vida así que que te paguen por ello no me parece que sea mercadear. En países como India sí que me creo que las condiciones de las mujeres sean pésimas y que lo hagan para poder mantener a su familia pero en Estados Unidos tienes que tener un cierto nivel económico para que se aseguren de que no es porque necesitas el dinero para vivir.

      En España se donan óvulos pero si te pones tan estricta entonces habría que decir también que se venden porque a la chica se le paga un dinero, para de alguna manera indemnizarle por si ha perdido días de trabajo por hacerlo entre otras cosas. Esto pasa en los centros privados porque en los públicos no ven un duro, y claro las que lo necesitan se tienen que buscar la vida para encontrar una posible donante para otra persona para poder hacerse el tratamiento. Cuando no hay lo que se necesita es lo que pasa, que tienes que dar un incentivo económico para que haya, especialmente si es algo tan gordo como aportar tu material genético para el hijo de otra persona o llevar el hijo de otro dentro tuyo.

  3. avatar
    Fernando

    Y el derecho de todos a conocer a sus padres ¿Dónde queda? Un niño nacido de esta forma ¿tiene derecho a conocer a quien le llevó en su vientre y le parió o forma parte de lo que los contratos de alquiler recogen que no se puede revelar?

  4. avatar
    Antoni Miralles

    Ninguna feminista de “no somos vasijas” compara. Lo que están diciendo es que si mezclas ser mujer y pobre, irremediablemente ellas serán las más propensas a alquilar su vientre, en el caso de que haya dinero de por medio.

    Para que esta actividad funcione, obligatoriamente se tienen que conculcar derechos. Por ejemplo el de filiación, sin irnos muy lejos.

    Si las madres gestantes tienen derecho a filiación, el bebé no estará garantizado y si no lo está, la actividad empresarial no funcionará, porque de conocerse los criterios, no habrá demanda. Es exactamente lo que ocurrió en Gran Bretaña. Sin mencionar los pagos en negro por subrogación altruista… eso ninguna ley puede controlarlo.

    Por tanto, para garantizar el bebé, tendremos que cargarnos el derecho a filiación.

    Si vas a mencionar el contrato. Ningún contrato es legítimo cuando promueve la negación de un derecho. Sea el que sea.

    Y que no sea biológicamente hijo de la gestante, no significa que no haya filiación o no pueda haberla. Ya que en la adopción, por ejemplo, la filiación es jurídica.

    Y podría mencionar muchísimos más derechos que se tienen obligatoriamente que negar para ofrecer un servicio garantista al comprador, como el aborto.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar