¿Qué opina la Iglesia católica sobre la maternidad subrogada?

Por (directora de babygest).
Actualizado el 22/02/2017

La postura que muestra la Iglesia católica ante el tratamiento de reproducción asistida vulgarmente conocido como vientre de alquiler es de sobra conocida: se opone rotundamente. Pero ¿por qué? Son varios los argumentos con los que la religión católica se muestra no solo en contra de la maternidad subrogada, sino de técnicas como la fecundación in vitro o la inseminación artificial, especialmente cuando se recurre a la donación de esperma o de óvulos.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Argumentos en contra

Básicamente, el argumento mediante el cual la Iglesia se opone a la maternidad subrogada es que supone la comercialización del cuerpo de la mujer e incita el tráfico de menores. Considera que se aleja de cualquier consideración ética y que se está forjando como un neoderecho de una minoría de la población.

A continuación explicamos los cinco argumentos principales en los que se basa para justificar su oposición:

Respeto a la dignidad humana

La Iglesia siente una enorme preocupación por las mujeres y hombres que sufren problemas de esterilidad e infertilidad. Sin embargo, admite que el fin no justifica los medios.

Para la Santa Sede, la intención de dar la vida a un hijo no confiere el derecho al mismo, lo cual permitiría a los padres recurrir a cualquier medio para conseguir el derecho a tener un niño.

La reproducción es cosa de dos

Las diferentes posibilidades que ofrece la maternidad subrogada no encajan con la idea que la Iglesia tiene de la reproducción. El procedimiento de la subrogación divide la paternidad en las siguientes ramas:

  • La madre que proporciona la genética, es decir, el óvulo.
  • La mujer a la que se le transfiere el embrión y que portará el embarazo.
  • Las madres y/o padres (en caso de parejas homosexuales o de persona soltera) que van a criar al bebé tras el nacimiento.

Los católicos únicamente conciben la reproducción entre dos personas de sexo opuesto, es decir, solo concibe que haya un padre y una madre por cada recién nacido.

Instrumentalización del cuerpo humano

Para la Iglesia, la madre gestante actúa como un simple instrumento de producción de vida. Afirma que, tras el contrato de subrogación, el útero de la mujer que porta el embarazo está disposición de los "futuros padres" a cambio de una compensación económica.

Es como si éstos compraran un horno para poder hacer un pastel, sólo que en este caso el pastel es una vida humana y una vez hecho se devuelve a la tienda. Con esta práctica, ¿se admite, por tanto, que la mujer portadora se somete a la comercialización de su cuerpo?

Destrucción de la relación madre-hijo

El vínculo creado durante el embarazo entre el bebé y la madre que lo porta queda roto en el momento en que se produce la separación de ambos. Para la Iglesia católica, la práctica de la gestación subrogada resta importancia a la relación materno-fetal.

Por otra parte, supone la cosificación del hijo. El hecho de renunciar a un hijo y cederlo a cambio de una compensación económica lo transforma en una cosa disponible y de la que se puede uno apropiar y no lo contempla como una persona. Las personas no tienen precio: tienen dignidad.

No es un tipo de adopción

La Iglesia entiende la adopción como un gesto de humildad y solidaridad ante un niño que ya existía y que, desafortunadamente, no tiene padres. La adopción no da el origen al niño, no provoca su creación, como en el caso de la maternidad subrogada.

Donde sí existen dos posturas es en el caso de la adopción de embriones. Algunos seguidores de la religión católica se muestran favorables a la llamada adopción prenatal, una alternativa para poder adoptar y darles una vida a los embriones sobrantes de un tratamiento de FIV.

Otras técnicas de reproducción asistida

Para entender cuál es la postura de la Iglesia católica sobre la gestación subrogada, es necesario aclarar también cuál es su opinión en torno a la reproducción médicamente asistida: se opone por considerarla una forma "antinatural" de concebir.

Según la Iglesia, toda unión entre óvulo y espermatozoide que tenga lugar fuera del acto sexual equivale a una vía no humana por la que dar lugar a un nuevo ser, la cual no solo es incompatible con su propia existencia, sino con su dignidad.

A continuación, exponemos cuáles son los puntos de vista sobre las dos técnicas más ampliamente conocidas, la fecundación in vitro (FIV) y la inseminación artificial, así como la donación de gametos, otro de los puntos que mayor controversia ha generado:

Fecundación in vitro

Son varios los argumentos de la Iglesia católica a través de los cuales se muestra contraria al uso de la FIV, puesto que el acto conyugal no puede reemplazarse en ningún caso. Probablemente, la condena más contundente es la que citamos literalmente a continuación:

La fecundación heteróloga es el adulterio en probeta

Las dos razones que sustentan este argumento es que intervienen dos actos contrarios, según los católicos, a la moral: por un lado, la masturbación y, por otro, la fecundación artificial. Fue el Papa Pío XII el primero en considerar la FIV como algo "inmoral".

Inseminación artificial

La IA es otra de las técnicas que ha sido calificada de inmoral por la Iglesia católica. De acuerdo con el papa Benedicto XVI, el don de la vida debe realizarse exclusivamente en el acto del matrimonio y de forma natural.

Aunque se opone sobre todo cuando se emplea semen de donante, tampoco aprueba la inseminación artificial homóloga, es decir, con semen del propio marido. Esto se debe a que el matrimonio no solo se basa en el amor de los cónyuges, sino en su posibilidad de procrear.

Si la mujer casada no queda embarazada mediante los actos naturales que ordenan la procreación, es voluntad de Dios darle esa posibilidad o no.

Donación de óvulos y esperma

La donación es posiblemente la opción más controvertida desde el punto de vista de la Santa Sede. Su opinión es, de hecho, rotunda: considera que la donación de esperma es otra forma de adulterio.

Es, en definitiva, una forma de concepción contraria a la unidad del matrimonio que quita el derecho de todo ser humano a llegar al mundo en el acto del matrimonio y por el matrimonio.

Desde el punto de vista de la Iglesia, la implicación de un donante, es decir, una tercera persona es una violación al compromiso del matrimonio.

Tener un hijo no es un derecho de todos, sino que forma parte del matrimonio. Si una mujer casada no puede conseguirlo de forma natural, deberá respetar la voluntad divina y resignarse ante la misma.

Si quieres saber más sobre los distintos puntos de vista religiosos sobre la donación, no te pierdas este artículo: Enfoques religiosos sobre la donación de gametos y la adopción de embriones.

Preguntas de los usuarios

¿Qué dice el Papa Francisco sobre la reproducción humana asistida?

Por Natalia Álvarez (directora de babygest).

El Papa Francisco, al igual que sus antecesores, se ha mostrado contrario a la FIV en diversas ocasiones. En su opinión, es una forma de "jugar con la vida humana", puesto que tener un hijo no es un derecho, sino un don.

¿Qué opina la religión budista sobre el vientre de alquiler?

Por Natalia Álvarez (directora de babygest).

La doctrina principal del budismo es que cualquier forma de vida es sagrada. No obstante, al contrario que el cristianismo, el budismo no tiene una figura central o jerarquía, lo que hace que haya diferentes puntos de vista sobre prácticas relacionadas con la reproducción humana, entre las que encontramos la gestación subrogada.

En cualquier caso, la mayoría de budistas se muestran poco favorables a la maternidad subrogada. Aunque gestar para una familia puede parecer un acto de compasión, la realidad, desde el punto de vista del budismo, es que la mujer queda en posición de servidumbre, puesto que su cuerpo se convierte en una mera "herramienta" para ser usada por otros.

Ahora bien: la ley varía en los distintos países que profesan la religión budista. Por ejemplo, en Japón, es una técnica prohibida, mientras que en la India, la gestación subrogada comercial está permitida, aunque solo para residentes. Y algo similar sucede en Tailandia.

¿Cuál es el punto de vista de la religión judía sobre el alquiler de vientres?

Por Natalia Álvarez (directora de babygest).

Al igual que en el budismo, el punto de vista del judaísmo es heterogéneo. No obstante, son varias las autoridades rabínicas que la rechazan rotundamente.

En este caso, la oposición no se debe a cuestiones relacionadas con el matrimonio o la filiación del hijo, sino por el mero hecho de que la madre sustituta reciba un dinero por "incubar" y parir al hijo de otra pareja. La consideran, de hecho, una forma de esclavizar a la mujer.

¿Cómo es vista la gestación subrogada en la religión musulmana?

Por Natalia Álvarez (directora de babygest).

La maternidad subrogada no está permitida en el islamismo. Sin embargo, sí que está permitida en aquellos países donde se acepta la poligamia, es decir, el hecho de que un hombre tenga más de una esposa. En estos casos, la gestante subrogada puede ser la segunda esposa del marido, siempre y cuando se usen los espermatozoides de éste o, de lo contrario, sería un caso de adulterio.

¿La opinión de otras ramas cristianas es diferente a la de los católicos?

Por Natalia Álvarez (directora de babygest).

La Iglesia protestante, por su parte, no reconoce la maternidad subrogada, pero sí que acepta de forma generalizada tanto la fecundación in vitro como la inseminación artificial. Los evangélicos consideran que no tiene por qué existir impedimento moral alguno para recurrir a la reproducción asistida, aunque existe una opinión homogénea sobre la gestación subrogada.

Lectura recomendada

Como hemos visto en este artículo, la Iglesia es una de las entidades que se muestran en contra de la gestación por sustitución. Si te interesa indagar más en los distintos argumentos tanto a favor como en contra, te recomendamos leer este artículo: Ética en gestación subrogada: ¿A favor o en contra?

La gestación subrogada es el tratamiento de reproducción asistida más complejo. Por ello, es importante que te pongas en manos de buenos profesionales. Si no conoces empresas de confianza, esta herramienta te mostrará los destinos que permiten tu modelo de familia y te facilitará un informe de situación actualizado, además de un presupuesto orientativo.

Además, nuestro equipo de especialistas estudiará tu caso en concreto para recomendarte las empresas que mejor se adapten a tus necesidades y cumplan nuestros rigurosos criterios de calidad. Más de 10 años de experiencia nos avalan.

Finalmente, para entender los diferentes puntos de vista que existen en la actualidad, es necesario conocer las motivaciones que pueden llevar tanto a una persona con deseo reproductivo como a una gestante subrogada a la subrogación uterina. Conócelas todas aquí: Razones de la maternidad subrogada.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Bibliografía

Autores y colaboradores

 Natalia Álvarez
Natalia Álvarez
Directora de Babygest
Graduada en Ciencias Empresariales por la Universidad de Alicante. Tiene más de 9 años de experiencia en el campo de la reproducción asistida y fue la creadora y directora de la primera feria de reproducción asistida de España. Es la directora de Babygest y es experta en el sector de la gestación subrogada ya que durante todos estos años ha tenido ocasión de conocer cientos de casos reales de parejas que han realizado tratamientos por gestación subrogada y a los mejores profesionales, clínicas internacionales. Más sobre Natalia Álvarez

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.