Compensación a la gestante subrogada: aspectos a tener en cuenta

La gestante es la mujer que interviene en un proceso de gestación subrogada gestando al futuro hijo de los padres de intención. Muchas veces se la conoce como madre subrogada o madre de alquiler pero estos conceptos son erróneos, pues no será considerada la madre del bebé que está gestando. Gracias a su participación, es posible este método de reproducción asistida, ofensivamente conocido como vientre de alquiler.

Según el tipo de contrato, determinado por las preferencias de los participantes y la legislación del país, la gestante puede recibir el reembolso de los gastos que le haya supuesto el embarazo o una compensación económica. Se suele confundir dicha compensación con un salario o una remuneración.

Son el dinero recibido y la manera de percibir el pago los que determinan el tipo de gestación subrogada realizado: subrogación altruista o subrogación comercial.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Debate: ¿altruista o comercial?

El hecho de ofrecer una remuneración a la gestante es uno de los aspectos más polémicos de la gestación subrogada. Se habla de gestación subrogada comercial o lucrativa cuando la gestante cobra dinero y de gestación subrogada altruista o solidaria cuando no es el caso.

Para saber más acerca de estos dos tipos de gestación subrogada, puedes referirte al artículo siguiente: Los diferentes tipos de gestación subrogada.

En la lógica de los detractores de la modalidad comercial, el hecho de que una gestante reciba un pago por su actuación en un proceso de maternidad subrogada convierte al bebé en una cosa que se puede comprar y vender. Para esas personas, es el dinero recibido por la gestante lo que implica un proceso de mercantilización de este método de reproducción asistida con intervención de terceros.

Para evitar estas críticas, varios países donde se permite la gestación subrogada imponen la forma altruista.

En estos casos, la gestante únicamente recibe el reembolso de sus gastos. Como es natural, los padres de intención son quienes cubren todos los gastos relacionados con el tratamiento de fertilidad y el embarazo.

Por otra parte, también hay quienes consideran que el embarazo es un estado muy peculiar que supone un importante esfuerzo físico y psicológico. Además, una mujer embarazada sufre perturbaciones en el transcurso de su vida cotidiana.

Por esta razón se justifica que la gestante reciba una compensación económica o indemnización a cambio del servicio que proporciona.

No se trata ni de un salario, ni de una remuneración propiamente dicha.

El importe de la compensación económica se suele regular con el objetivo de evitar todo exceso, abuso o situación de explotación.

¿Salario o compensación para la gestante?

Por suerte, la mayoría de embarazos transcurren con normalidad y sin ningún tipo de complicación. Sin embargo, la gestación supone en la mujer una serie de cambios físicos y emocionales que pueden representar un riesgo.

El aumento de peso y los trastornos hormonales figuran entre los principales cambios que se producen en la mujer embarazada, además de las molestias o síntomas habituales en caso de embarazo, como por ejemplo:

  • Náuseas
  • Cansancio
  • Estreñimiento
  • Aumento de los senos
  • Pesadez

Por otra parte, los inconvenientes no sólo se limitan al embarazo sino que hay que tener en cuenta también los posibles riesgos del parto, así como las consecuencias psicológicas que puedan derivarse. Para más detalles, no te pierdas este artículo: Ser gestante subrogada: aspectos psicológicos, riesgos y beneficios.

Todo este proceso comporta riesgos que la gestante decide correr de forma voluntaria con el objetivo de ayudar a una persona o una pareja a cumplir su sueño de tener un hijo. Por eso parece razonable compensar económicamente a la gestante por su dedicación durante los nueve meses de gestación.

Es importante que la compensación no suponga para la gestante un gran cambio en su situación socioeconómica. El objetivo es evitar que el dinero represente la única motivación de una mujer para convertirse en gestante subrogada.

Por ejemplo, en California, es requisito imprescindible que la candidata tenga un nivel de vida mínimo. Así, la gestación subrogada no supone un medio de vida sino simplemente una ayuda y una recompensa por el esfuerzo realizado.

Además, si ser gestante se convirtiera en su ocupación principal, podría verse coaccionada por terceras personas. En estas condiciones, la gestación subrogada no es admisible de ninguna de las maneras.

De hecho, es una situación común en algunos países menos desarrollados como India o Tailandia, donde las gestantes reciben una compensación económica muy por encima de sus ingresos habituales. Esto puede conducir a una situación de explotación de la mujer por parte de su familia o de mafias organizadas.

Hay que evitar este tipo de derivas ya que la decisión de ser gestante debe ser completamente voluntaria.

Así, la mayor parte de los defensores de la gestación subrogada que defienden la modalidad comercial preconizan que se limite la compensación económica atribuida a la gestante.

Reembolso de los gastos del embarazo

Algunas legislaciones, como por ejemplo las de Canadá o de Portugal, prohíben que la gestante perciba directamente un pago. El motivo por el que no permite que la gestante sea compensada económicamente es evitar que alguien se lucre con este proceso.

Sin embargo, en los países con gestación subrogada altruista, la gestante recibe por supuesto el reembolso de los gastos que haya podido generarle el embarazo tales como:

  • Desplazamientos para visitas médicas
  • Medicación indicada por el especialista
  • Alimentación adaptada (suplementos nutricionales, dieta especial…)
  • Ropa premamá
  • Faltas o ausencias laborales
  • Ayuda a domicilio

Algunos países limitan la cantidad de este cobro y otros permiten que los padres de intención costeen todo aquello relativo al embarazo que la gestante necesite durante los nueve meses de gestación.

¿Os estáis planteando tener un bebé por gestación subrogada? En ese caso, no dejéis de visitar Surrofair, un proyecto dedicado a ayudar a futuros padres.

Es posible ponerse en contacto con clínicas especializadas de varios países y obtener información detallada, gratis y sin compromiso.

Preguntas de los usuarios

¿Cuánto cobra una madre de alquiler en Estados Unidos?

Aunque depende de cada estado, las gestantes en Estados Unidos suelen recibir una compensación económica de entre 30 000 y 40 000 $. En esta cantidad se incluye no solo la compensación por su esfuerzo sino también los gastos que le genere el embarazo.

¿El precio convenido con la madre subrogada americana puede aumentar durante el embarazo?

No. Un contrato de gestación subrogada en Estados Unidos contiene muchísima información para cubrir multitud de situaciones. Por supuesto, establece la compensación que va a recibir la gestante durante el tratamiento de FIV y el embarazo.

Se tendrá que especificar en el contrato la compensación ofrecida por gestar, pero también las indemnizaciones previstas en caso de procedimientos invasivos (amniocentesis), cesárea, embarazo gemelar, etc. Habrá que calcular también los gastos de desplazamiento y las pérdidas de días laborales en caso de que se indique hacer reposo absoluto (fijando un tope máximo).

En definitiva, los contratos de subrogación en EE.UU. tratan de no dejar ningún imprevisto al aire, y por tanto proporcionan la máxima seguridad financiera y jurídica tanto para la gestante como para los padres de intención.

¿Cuándo recibe el pago la madre de alquiler?

Lo habitual es que la gestante vaya recibiendo el dinero de forma mensual, aunque esto puede variar entre unos casos y otros. Es importante acordar en el contrato la forma de pago a la gestante.

En caso de hacer el pago mes a mes, la cantidad no es siempre la misma. Generalmente, la cantidad va variando en función del trimestre de embarazo en el que se encuentre.

¿La madre subrogada recibe directamente su salario de los padres de intención?

No, los padres de intención no dan nada directamente a la gestante. Generalmente, abren una cuenta de fideicomiso gestionada por la agencia o por un gestor. Por tanto, es un intermediario el que va dando el dinero a la gestante conforme se ha acordado en el contrato de subrogación.

¿Dónde encontrar madres de alquiler gratis?

Las mujeres que deciden ser gestantes sin recibir nada a cambio lo hacen a menudo por razones sentimentales, para ayudar a personas cercanas o porque están sensibilizadas con los problemas de fertilidad de las parejas. Si los futuros padres no conocen a nadie que les pueda ayudar, deberán viajar a un país que autorice la modalidad altruista de gestación subrogada.

Cabe destacar que la espera suele alargarse antes de encontrar a una voluntaria, porque las gestantes altruistas no son tan comunes.

Lectura recomendada

Resulta tentador imaginar que la motivación principal de la gestante es comercial y que “alquila su vientre” para recibir dinero. Sin embargo, el dinero no debería nunca ser la razón por la que una mujer decide gestar al hijo de otra persona. Para saber más acerca de las motivos que pueden impulsar a una mujer a ser gestante subrogada, puedes continuar la lectura en el siguiente artículo: Motivaciones para ser gestante subrogada.

La cuestión del dinero recibido por la gestante es central en los debates que acompañan esta práctica de reproducción asistida todavía controvertida, pero no es el único aspecto polémico. Si quieres llevar la reflexión sobre este tema un paso más allá, te invitamos a consultar el siguiente artículo: Implicaciones morales de la gestación subrogada.

Aunque no sea altruista, no siempre es fácil elegir a la persona que va a llevar a nuestro bebé durante todo el tiempo de la gestación. Encontrarás algunos consejos para empezar con buen pie haciendo clic en el siguiente enlace: ¿Cómo elegir a la gestante subrogada?

6 comentarios

  1. avatar
    walter

    Mi opinión es totalmente contraria. Estoy de acuerdo con el pensamiento canadiense. Nunca debería poder cobrarse por ofrecer tu ayuda. Me parece bien que se realice la gestación subrogada pero siempre que sea de forma totalmente altruista es decir, sin que genere negocio alguno para la gestante ya que eso solo crea situaciones de explotación.

    • avatar
      Anna

      Creo que si supieras lo que es estar embarazada, sabrías que no es cualquier cosa, no creo que un gran porcentaje de las mujeres decidan estar embarazadas y arriesgar su vida sólo por que sí…
      Yo sí estoy de acuerdo en que se de una compensación, como agradecimiento, ya que es algo muy difícil, física y psicológica mente, algunas agencias incluso incluyen la reducción abdominal al terminar el proceso… Además es como realizar un servicio para alguien, no le dices al plomero que venga a ayudarte con las tuberías de forma altruista o sí?

  2. avatar
    Gabriel

    Hola Andrea, soy Gabriel, si yo quiero participar como Papa,estoy soltero.Donde tendría que inscribirme ,o ponerme en contacto con una mujer que desee tener hijos, soy hetero sexual, rondo 56 años no busco dinero lo haría altruista. Pero si desearía que supiera quien es su Papa.

  3. avatar
    chamburo14

    Me parece lo más lógico posible que la mujer gestante reciba una remuneración por todo el riesgo al q se somete, si bien es cierto que se lo puede entender como una mercantilización de la mujer, es un servicio que está prestando a aquellas personas que no pueden por diferentes motivos concebir, me parece muy ridícula la posición de los gobiernos de Canadá al prohibir dicho pago, acaso es fácil el embarazo???, acaso no cuesta “nada” tal situación vivida por la mujer???? Me parecen posiciones completamente fuera de tono; las mujeres sanas y aptas para subrogar, están en todo su derecho de cobrar lo que se les venga en gana, al final son ellas quienes se están arriesgando,

  4. avatar
    Gala

    Es la única forma en que yo podría ser madre. No me importa pagar pero por favor gestación subrogada legal y regulada en España. Algunas no tenemos eleccion y es un gran sufrimiento.

  5. avatar
    Ana86

    Yo veo muy normal que la gestante reciba dinero. Una mujer embaraza está dispuesta a pasar por grandes sacrificios porque lo hace por su bebé y su familia. Si al final del embarazo sólo queda la mera satisfacción de ayudar a alguien, me parece bien que también haya ventajas más materiales y tangibles. No me parece ninguna barbaridad, la verdad. Al contrario, me parece la mar de justo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.