Al no pagar a la gestante se evita la explotación y la mercantilización de la mujer. De este modo si una mujer se ofrece a ser gestante es un acto de completa generosidad.

Puedes leer el artículo completo en:    65

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar