Al no pagar a la gestante se evita la explotación y la mercantilización de la mujer. De este modo si una mujer se ofrece a ser gestante es un acto de completa generosidad.

Puedes leer el artículo completo en:    65

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar