Pasos seguidos en un proceso de gestación subrogada

La gestación subrogada no está permitida en España, por lo que, si una pareja española necesita este método reproductivo para poder tener un hijo, debe recurrir a un país extranjero cuya legislación les permita aplicar la gestación por sustitución. Así, para realizar un proceso de gestación subrogada, en primer lugar se debe elegir el destino que se adapte a las necesidades y posibilidades de los futuros padres. Si se desea, se pueden contratar los servicios de asesores españoles para facilitar el proceso.

En segundo lugar, se debe escoger una agencia internacional de subrogación y una clínica de reproducción asistida con la que suelan trabajar o aquella que decidan los padres de intención. En ocasiones la propia agencia cuenta con abogados y asesores legales para la redacción de contratos y poder asesorar a los padres en el procedimiento legal. En caso contrario, deberán contratar los servicios de un bufete de abogados externo.

La agencia de subrogación ayudará a los futuros padres a elegir una gestante, de forma que, una vez seleccionada la mujer ideal, y tras haber superado las pruebas necesarias para garantizar su salud, se puede proceder a la firma del contrato de maternidad subrogada y a la fecundación in vitro. Si con este proceso de reproducción asistida se logra el embarazo, se hará un seguimiento mediante pruebas y ecografías hasta el momento del nacimiento.

Una vez nacido el bebé, se establece la filiación en el país extranjero y se procede a su inscripción en el Registro Civil Español en el caso de padres españoles.

Puedes leer el artículo completo en:    149

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar