Posibles problemas de la gestación por sustitución

La gestación subrogada, conocida vulgarmente como vientre de alquiler, es un procedimiento reproductivo muy complicado en el que se entremezclan los intereses, derechos y obligaciones de distintas partes: la gestante, los padres de intención y el futuro recién nacido. Por esta razón, son varios los problemas que pueden surgir.

En este artículo, detallamos algunas de las posibles complicaciones.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Condiciones del contrato de subrogación

Aunque tanto los implicados directamente como los profesionales que participan en un proceso de gestación subrogada se esfuerzan por conseguir el mejor resultado con el menor riesgo, la técnica puede verse truncada por diferentes factores o situaciones excepcionales.

Para evitar posibles problemas o consecuencias negativas, es fundamental que se detalle en el contrato de subrogación el modo de actuar en caso de que se presente alguna de las situaciones siguientes:

  • Arrepentimiento por parte de la gestante o de los futuros padres.
  • Enfermedad o malformación grave en el feto.
  • Separación de los padres de intención durante el embarazo de la gestante subrogada.
  • Muerte de la gestante o de los futuros padres (uno de ellos o ambos).
  • La gestante quiere quedarse con el bebé.
  • Los padres de intención no están en el momento del parto.
  • Salir del país con el bebé para poder regresar al país de origen.

En este sentido, podríamos aplicar el refrán “más vale prevenir que curar”. Aunque sea poco probable encontrarnos ante estos casos, es importante saber y dejar constancia de cómo actuar en caso de que ocurran.

Cuando se produce alguna de estas situaciones es cuando los futuros padres (y también la gestante) se percatan de la significación de realizar el proceso con seguridad y garantías, tanto legales como sanitarias.

De ahí se deriva la importancia de elegir un destino adecuado para realizar la gestación subrogada, un destino que dé cobertura y tranquilidad si ocurre alguna complicación de las mencionadas anteriormente.

Cancelar el proceso de gestación subrogada

Las pruebas psicológicas que se hacen, tanto a la gestante como a los futuros padres, son de vital importancia a la hora de intuir un posible arrepentimiento durante el embarazo.

Este tipo de evaluaciones están enfocadas a determinar si la gestante está emocionalmente preparada para gestar al bebé de otra persona o pareja y si los futuros padres confían en la mujer que va a gestar a su bebé y asumen el tratamiento.

El vínculo que puede crearse entre la gestante y el feto durante el embarazo puede ser más fuerte de lo habitual y ello conllevar un trauma psicológico en la gestante en el momento de entregar al bebé. Para evitar esta situación, es fundamental que la gestante conozca desde un principio en qué consiste el embarazo subrogado y cuál es su papel en el proceso.

Aunque no es algo habitual, tanto gestante como futuros padres pueden arrepentirse. El daño sería menor si el arrepentimiento se produjese antes de la creación y/o transferencia de los embriones al útero de la subrogada. Si alguna de las dos partes implicadas decide cancelar el proceso durante la consecución del embarazo, podría producirse una situación de desacuerdo y posible perjuicio para la otra parte implicada.

Otra situación que puede ocurrir es que los futuros padres quieran terminar con la gestación por haberse detectado alguna malformación, retraso o enfermedad que afecte al desarrollo normal del feto. Los contratos de gestación subrogada deben incluir el modo de actuación en caso de descubrir una malformación o retraso tanto durante el embarazo como tras el nacimiento.

Situaciones complicadas durante la gestación

El embarazo es un proceso largo y tenemos que tener en cuenta que hay situaciones que pueden cambiar durante los 9 meses de gestación. Algunas de estas situaciones no son consideradas muchas veces ni por los futuros padres ni la gestante por creerlas imposible. Sin embargo, es fundamental incluirlas en el contrato de gestación subrogada para saber cómo hacerles frente en casa de que ocurran.

Un ejemplo de ello lo encontramos en casos de separación de los futuros padres durante la gestación. ¿Quién debe quedarse con el futuro bebé? Aunque ya hemos indicado que esto debería estar detallado en el contrato, en caso de separación, lo más habitual es que un juez determine quién debe hacerse cargo del bebé, al igual que en casos de separación y custodia de hijos ya nacidos.

La muerte de alguno de los padres de intención o de ambos, por ejemplo, por accidente, puede suponer también una situación problemática. Generalmente en gestación subrogada, los futuros papás redactan un testamento en el que dejan constancia de quién debe hacerse cargo del recién nacido en caso de muerte de ambos. Con esto, volvemos a resaltar la importancia de realizar el proceso con la seguridad legal que se requiere.

Cuando es la gestante la que tiene un accidente, desgraciadamente no hay mucho que hacer. Si la gestante fallece durante el embarazo y, por ello, también lo hace el bebé, los futuros padres deben asumirlo de la mejor manera. Es algo que puede pasar y de lo que nadie es responsable.

En situaciones así, queda demostrada la necesidad e importancia de contar con un adecuado seguro de vida, que aunque no prevenga el problema, es de gran ayuda en la resolución. De este modo, los hijos de la gestante no tendrán problemas económicos derivados de la pérdida de su madre.

El momento del parto

Como ya hemos indicado, la gestante se somete a numerosas pruebas que determinan que tiene claro que el bebé no es suyo y que está preparada para entregarlo en el momento de su nacimiento. No obstante, puede que se establezca un vínculo más fuerte de lo esperado y que, al verlo nacer, sienta la necesidad de quedarse con él.

Generalmente la gestante no tiene derecho a ello. Sin embargo, hay países, como Reino Unido, que ofrecen un tiempo de “reflexión” en el que la gestante tiene este derecho. Si se realiza la gestación subrogada en países que permiten esto, los futuros padres deben ser conscientes de ello. Legalmente la gestante estaría protegida y poco podrían hacer los padres para impedir que se quedara con el bebé.

Las situaciones comentadas hasta ahora son excepcionales y aunque es importante tener constancia de ellas, no suelen ocurrir. Algo que es más habitual es que el parto se adelante a la fecha programada y el nacimiento tenga lugar antes de la llegada de los futuros padres.

Se debe establecer inicialmente quién se haría cargo del recién nacido hasta la llegada de los padres. Normalmente es la agencia de gestación subrogada la que lleva el proceso. Sin embargo, hay casos en que la gestante ha sido la mujer encargada de cuidar al bebé durante la ausencia de sus papás.

Volver a casa con el bebé

Aunque creamos que el nacimiento es el final del proceso, muchas veces pueden aparecer problemas posteriores, especialmente a la hora de volver a casa.

Para salir del país donde se ha llevado a cabo la gestación subrogada, el bebé debe tener la documentación requerida. En este sentido, es importante que la técnica sea legal en el destino elegido. De este modo, será más fácil obtener los certificados que acreditan que los futuros padres son efectivamente los padres legales del bebé.

Son muchas las parejas que han tenido problemas legales que les han impedido culminar el proceso felizmente. Algunos se han visto en la obligación de tener que permanecer en el país sin poder regresar a casa con el recién nacido. Por ello, desde Babygest, siempre recomendamos dedicar tiempo a la elección del destino e informarse bien de las condiciones de cada uno.

La ausencia de ley explícita sobre gestación subrogada no indica que la técnica esté permitida. La ausencia de prohibición no significa permisión.

Por último, destacar que pueden surgir problemas también a la hora de inscribir al bebé en el Registro Civil del país originario de los padres e intención. Es fundamental conocer la legislación relativa a este aspecto en el país de origen.

Preguntas de los usuarios

¿Es común que surjan problemas en el vientre de alquiler?

No es algo común. Siempre que el proceso se haga bajo una legislación favorable y contando con un acuerdo de gestación subrogada completo, que contemple todas las posibles situaciones (por muy improbables que parezcan), el proceso transcurrirá sin grandes problemas.

Lo verdaderamente peligroso, por las consecuencias que pueden derivarse, es hacer el proceso sin cumplir las condiciones establecidas por ley o actuando en contra de ésta.

La seguridad legal y médica es fundamental a la hora de iniciar el proceso de subrogación.

¿Cómo debe ser un contrato de madre de alquiler?

No hay una forma determinada de contrato de subrogación gestacional, sino que éste puede variar entre unos casos y otros. Lo importante es que, independientemente del formato, el acuerdo sea lo más detallado posible y se incluyan los derechos y obligaciones de cada un de las partes, así como la forma de actuar ante casos problemáticos.

En estos enlaces puedes ver un par de ejemplos de este tipo de contratos:

¿Qué problemas puede tener una madre subrogada en España?

La gestación subrogada en España no está permitida, pues la Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida indica, en su artículo 10, que el contrato de subrogación es nulo de pleno derecho y que la gestante es la madre legal del nacido.

Por tanto, uno de los principales problemas de la gestante es que tendría que quedarse al bebé. En caso de entregarlo a cambio de dinero, al ser considera la madre legal del mismo, estaría cometiendo un fraude.

Un comentario

  1. avatar
    Rober

    Leyendo esto da un poco de miedo meterse en un programa de gestación subrogada. Madre mía!! Espero que estas cosas no pases a menudo porque mi marido y yo querríamos tener un hijo y barajamos la opción de la subrogación en California.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar