Gestación subrogada por infertilidad e incapacidad de gestar

La gestación subrogada, también conocida como maternidad subrogada, es un tratamiento de reproducción asistida que permite tener hijos a aquellas parejas con dificultad o imposibilidad de llevar un embarazo a término, ya sea por anomalías en el útero, enfermedades o cualquier otro problema médico que impida a la mujer gestar a su hijo.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Tener un hijo por subrogación uterina

Aproximadamente una de cada seis parejas en edad reproductiva tiene problemas para conseguir el embarazo, es decir, problemas de fertilidad. Las causas que pueden llevar a la infertilidad son muy variadas y pueden afectar tanto a la mujer como al hombre e incluso a ambos.

Muchos de los problemas para lograr el embarazo se deben a la presencia de alteraciones en los gametos (óvulos y espermatozoides) que impiden la fecundación, aunque también pueden existir problemas uterinos que dificulten la implantación del embrión.

Existen mujeres cuyo problema de fertilidad es la incapacidad de llevar a término el embarazo. La solución reproductiva para ellas es la gestación subrogada, es decir, el proceso por el que una mujer se ofrece voluntariamente a gestar al hijo de aquella que no tiene esta capacidad pero quiere ser madre.

La elección de la gestación subrogada, conocida vulgar y ofensivamente como vientre de alquiler, puede ser:

La primera opción
en casos de ausencia de útero, ya sea congénita o quirúrgica, o de contraindicación médica del embarazo.
La segunda opción
cuando, tras numerosos fallos en tratamientos reproductivos previos, se decide iniciar un proceso de subrogación uterina como alternativa final para tener un hijo (casos de abortos recurrentes o fallos reiterados de implantación).

¿Cuándo se necesita la gestación subrogada?

La gestación por sustitución o subrogación uterina está indicada en los siguientes casos:

Ausencia de útero
mujeres sin útero de nacimiento (síndrome de Rokitansky) o por histerectomía (operación por la que se extirpa el útero o matriz).
Problemas uterinos
malformaciones como el útero bicorne, miomas o fibromas, pólipos, endometriosis severa, síndrome de Asherman incurable, etc.
Fallo repetido de los tratamientos de fertilidad
fallos de implantación, abortos de repetición, etc.
Contraindicación médica absoluta del embarazo
por alguna enfermedad, ya sea por posibles problemas para la madre, para la vida del feto o la salud de ambos.
Incapacidad biológica para la concepción
es el caso de hombres solos o parejas homosexuales masculinas.

A continuación detallamos algunas de estas indicaciones.

Operación de matriz o histerectomía

En aquellos casos en los que ocurre una pérdida del útero debido a alguna intervención quirúrgica hablamos de una ausencia de útero adquirida. Sin útero no puede ocurrir la implantación, ya que no hay lugar donde albergar al embrión, y por tanto, no puede haber un embarazo.

Las mujeres que quieran ser madres después de una histerectomía tienen tres opciones:

La adopción
les permite tener un hijo no biológico.
La gestación subrogada
les permitiría tener un hijo biológico si disponen de ovarios.
El trasplante de útero
es una técnica muy compleja y, a día de hoy, aunque ya ha habido nacimientos, todavía se considera experimental.

Estas mujeres pueden haber perdido también los ovarios o la funcionalidad de los mismos, dependiendo del motivo por el que se haya hecho la histerectomía. En ese caso, además de perder la capacidad de gestación, no podrían tener un hijo biológico y necesitarían recurrir a la donación de óvulos para poder iniciar la gestación por sustitución.

Las mismas soluciones existen en casos de ausencia de útero congénita, es decir, en casos de síndrome de Rokitansky. Generalmente, las mujeres con esta anomalía tienen ovarios funcionales, por lo que el embarazo subrogado les permitiría tener hijos biológicos, es decir, con su carga genética (sus óvulos).

Anomalías uterinas

El útero es el órgano femenino donde se desarrolla el embrión hasta el nacimiento, por lo que la presencia de alteraciones graves en su forma o funcionalidad pueden impedir que el embarazo llegue a término.

Las malformaciones uterinas, la aparición de miomas o pólipos de gran tamaño, la endometriosis severa o el síndrome de Asherman son los principales problemas uterinos que pueden dificultar la implantación embrionaria y la evolución hasta el parto. Por tanto, en estos casos, la gestación subrogada podría ser la solución.

Es importante destacar que, al contrario de lo que ocurre con la ausencia de útero, las alteraciones uterinas no siempre impiden el embarazo. Únicamente en los casos más graves y, tras intentar otras opciones, se recurre a la subrogación.

Fracaso repetido de la fecundación in vitro

Haber pasado por continuos fracasos en tratamientos previos de reproducción asistida es otra razón por la que muchas parejas con problemas de infertilidad femenina inician un proceso de gestación subrogada.

Tras varios intentos y sucesivos fallos de implantación o repetidos abortos, algunas parejas no se sienten capaces de enfrentarse a un nuevo ciclo de reproducción asistida y, con ello, a un nuevo posible fracaso. Es entonces cuando deciden recurrir a una mujer gestante, llamada erróneamente madre de alquiler o madre subrogada, para que dé a luz a su hijo.

La frustración y angustia generada tras numerosos intentos crea un desgaste emocional que borra de la mente de los futuros padres la idea de tener un hijo. Sin embargo, es importante que conozcan que todavía queda una salida para tener hijos biológicos: la gestación subrogada.

Para saber más sobre los fallos de implantación y el aborto recurrente accede a estos artículos:

Contraindicación médica del embarazo

Existen enfermedades graves no relacionadas con la procreación que, aunque no impiden a la mujer quedarse embarazada, requieren medicación especial no compatible con la gestación.

También hay situaciones en las que el embarazo puede agravar la enfermedad o causar problemas serios de salud e incluso la muerte, tanto del feto como de la madre. Por ello, en función de la gravedad de cada situación, el especialista puede ‘prohibir’ a la mujer quedarse embarazada.

En el siguiente vídeo vemos el testimonio de una pareja que necesita la gestación por sustitución debido a la enfermedad rara que padece ella, por la que quedarse embarazada supondría un grave riesgo para su salud.

Algunos ejemplos de enfermedades en las que, en caso grave, el embarazo puede estar contraindicado son: enfermedades autoinmunes como el lupus, alteraciones de la coagulación como las trombofilias, enfermedades cardiovasculares como el síndrome de Marfan, anomalías neurológicas como la epilepsia, etc.

Preguntas de los usuarios

¿Me puedo quedar embarazada sin útero?

No, el útero es necesario para que un embrión pueda crecer y desarrollarse hasta el momento del nacimiento. Sin útero no puede producirse un embarazo y, por tanto, la mujer no puede tener hijos ni de forma natural ni por las técnicas de reproducción asistida convencionales.

Si tengo dificultades para embarazarme y he hecho varios intentos de FIV fallidos, ¿necesito un vientre de alquiler?

La gestación subrogada es la última opción en casos de fallo repetido de FIV. Generalmente se recurre a ella en caso de haber hecho varios ciclos de FIV con óvulos propios y con gametos de donante. Si no se consigue el embarazo o el problema está a nivel uterino, se consideraría que hay un problema médico y la gestación subrogada estaría indicada.

Si tengo el útero bicorne, ¿necesitaré la subrogación de útero para tener un hijo?

No necesariamente. Si bien es cierto que esta malformación es de las más problemáticas a la hora de lograr el embarazo, no siempre impide la gestación. Además, existen opciones quirúrgicas para intentar solucionar el problema antes de recurrir a la gestación subrogada.

Puedes leer más al respecto aquí: Incapacidad de gestar por problemas uterinos.

¿En qué destinos es necesario demostrar la imposibilidad de embarazo para poder recurrir a la maternidad subrogada?

Rusia, Estados Unidos, Canadá, Grecia, Geogia y Ucrania son los países más comunes y seguros para tener un hijo por gestación subrogada. De entre ellos, Georgia, Rusia, Ucrania y Grecia exigen que los futuros padres, conocidos como padres de intención, demuestren la dificultad para embarazarse.

Si quieres conocer las condiciones de la gestación subrogada en cada uno de estos países, puedes leer este enlace: Regulación de la gestación subrogada en distintos destinos.

Si me han hecho una histerectomía pero conservo los ovarios, ¿puedo usar mis óvulos para el vientre de alquiler?

Sí, la ausencia de útero impide la gestación pero no la fecundación in vitro si tus ovarios siguen siendo funcionales. Así, se extraerán los óvulos de tu ovario, se fecundarán en el laboratorio con el semen de tu pareja o el de un donante y, posteriormente, el embrión generado será transferido al útero de la gestante para que ésta pueda llevar a término el embarazo y dar a luz.

De esta forma, una mujer sin útero puede tener hijos biológicos, es decir, hijos con su dotación genética.

Lectura recomendada

En este artículo hemos hecho un resumen de las principales razones que pueden llevar a una mujer a presentar incapacidad para gestar y, por tanto, a la necesidad de la maternidad subrogada para tener un hijo biológico.

¿Quieres más detalles sobre alguna de estas razones? Descúbrelos en estos artículos específicos:

2 comentarios

  1. usuario
    Ernestina12

    Yo no se cómo es nacer sin útero pero imagino que no tan duro como perderlo cuando estás en edad y con la ilusión de tener un hijo. Supongo que si naces sin la capacidad de gestar te vas haciendo a la idea de que no podrás quedarte embarazada pero cuando yo perdí el útero por una complicación médica durante una intervención quirúrgica por cáncer, el mundo se cayó a mis pies. Me encantan los niños y solo la idea de pensar en no tener me mataba mucho más que el cáncer del que intentaba salvarme.
    Ahora estoy en mitad de un proceso de gestación subrogada y la verdad, muy muy ilusionada y feliz porque voy a poder cumplir mi sueño aun sin útero, cosa que pensaba imposible en aquel momento.

    • usuario
      Conchi

      Hola, yo estoy en una situación parecida a la tuya, solo que yo sí tengo una hija, pero después de 4 embarazos con solo unos de ellos fructífero y una extirpación del útero nos quedamos con las ganas de darle un hermano a nuestra hija. Ahora nos estamos planteando hacerlo mediante gestacion subrrogada, pero necesitamos muchisima información y ver que otras parejas lo están consiguiendo sin problemas. Un saludo

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar