La gestación subrogada puede estar indicada cuando existen malformaciones o anomalías uterinas graves, tales como endometriosis severa (grado 4), síndrome de Asherman incurable, miomas o pólipos uterinos de gran tamaño, etc. Todas estas enfermedades pueden dificultar o imposibilitar la implantación del embrión y la posterior evolución hasta el parto.

Puedes leer el artículo completo en:    128
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.