Maternidad subrogada en Reino Unido

La gestación subrogada es una práctica legal en el Reino Unido pero con importantes restricciones. Entre ellas destacan que la subrogación solo se permite en su versión altruista, no se permite el acceso a todos los modelos de familia, el contrato no es vinculante y la madre legal es la gestante en un principio.

Algunos apartados de la ley que regula la maternidad subrogada en Reino Unido o UK se aplican en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte pero no en Escocia, y viceversa. Sin embargo, no se indica ninguna diferencia de aplicación de la ley entre la isla de Gran Bretaña (que engloba Inglaterra, Gales y Escocia) e Irlanda del Norte.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Legislación en gestación subrogada

Según la ley anglosajona, se considera un delito publicar un anuncio buscando “madre de alquiler” o prestándose para serlo. Además, están totalmente prohibidas las organizaciones comerciales sobre gestación subrogada, aunque es verdad que en Reino Unido hay un gran número de organizaciones sin ánimo de lucro que ayudan a los futuros padres a ponerse en contacto con potenciales madres sustitutas.

La legislación en materia de subrogación de útero reconoce como madre legal a la gestante e incluso asigna la paternidad a su marido o pareja, aun siendo un niño concebido con el esperma y óvulo de los padres de intención.

Los padres intencionales deberán pasar por un proceso legal desde el nacimiento del bebé, conocido como solicitud de paternidad, para reasignar la paternidad legal y extinguir la responsabilidad legal de la gestante (y su marido o pareja) para con el recién nacido.

Problemas de la maternidad subrogada en Reino Unido

La legislación en torno a la gestación subrogada en Reino Unido está bastante obsoleta, puesto que las leyes fueron aprobadas hace más de 20 años, en 1985. El principal objetivo fue la prohibición de la gestación subrogada comercial y limitar la subrogación altruista a un pequeño número de casos que comprendiera acuerdos entre amigos y familiares.

A pesar de que esta ley de subrogación fue revisada en 2008 como parte de una modificación de la ley de fertilidad en el Reino Unido, sigue siendo compleja y restrictiva.

Como solo se permite la gestación subrogada altruista, la gestante no puede recibir compensación alguna por el embarazo, aunque sí que es posible que los padres intencionados paguen ciertos gastos razonables derivados del mismo.

Asimismo, los acuerdos de subrogación no son judicialmente vinculantes en materia de políticas públicas y no existe obligación de cumplimiento bajo la ley de contrato.

Los futuros padres intencionales a menudo no tienen ningún derecho legal. La maternidad legal y los derechos como madre recaen sobre la gestante y su marido o pareja en caso de que lo tenga. Esto deja a los padres biológicos sin derecho a tratamientos médicos, vacunas o solicitar el pasaporte del pequeño hasta que se les concede la paternidad legal.

Tanto los matrimonios o parejas de hecho, tanto heterosexuales como homosexuales, tienen derecho a solicitar la paternidad de un recién nacido. Sin embargo, la ley excluye a las personas solas. Esto se contradice con la ley de fertilidad, que permite a las mujeres solteras convertirse en madres a través de la donación de gametos.

Existe un plazo no prorrogable de seis meses para solicitar la paternidad. Si el plazo expira, la posibilidad de solicitar la paternidad se pierde para siempre y, por tanto, el menor pasa a ser hijo legal de la gestante y su pareja en caso de haberla.

La gestante tiene derecho a 52 días de baja por maternidad. Sin embargo, la madre de intención no tiene acceso automático dicha baja u otros derechos, a diferencia de aquellas que adoptan un hijo.

Esto puede forzar a las madres intencionales a tener que renunciar a sus puestos de trabajo o tomar excedencias sin sueldo para cuidar de su hijo, lo que puede suponer una presión inmensa sobre la familia.

En el siguiente enlace podéis leer los detalles de la ley de gestación subrogada en Reino Unido

¿Es el Reino Unido una opción para españoles?

El Reino Unido es un destino técnicamente posible para españoles. En efecto, la ley no impone restricciones con respecto a la nacionalidad de los padres de intención. Por lo tanto, no es necesario que los futuros padres tengan la nacionalidad británica.

Sin embargo, al menos uno de los dos miembros de la pareja debe residir allí para poder beneficiarse de la ayuda de una gestante. En la práctica, esta condición limita notablemente el acceso de los extranjeros al tratamiento.

Así, en circunstancias habituales, una pareja española no puede realizar una gestación subrogada en el Reino Unido, excepto si al menos uno de los dos tiene su residencia en el territorio británico.

Preguntas de los usuarios

¿Cuánto cuesta un vientre de alquiler en Inglaterra?

El coste total del proceso comprende los gastos que se reembolsen a la gestante, los gastos legales y los gastos médicos. Generalmente se habla de que la gestante recibe unas 10.000-15.000£ en el reembolso de los gastos, pero puede recibir más siempre y cuando un tribunal no considere excesiva la cantidad reembolsada.

Los costes de las pruebas y tratamiento médico pueden suponer otras 13.000-25.000£, dependiendo de dónde se haga el tratamiento. Los costes de la representación legal pueden variar mucho según el abogado que se contrate, aunque generalmente estamos hablando de unas 10.000£. Habitualmente, el precio total es de unos 50.000£ o mayor.

Londres es la ciudad más cara, por lo que si el procedimiento se lleva a cabo en esta ciudad los costes pueden ser más altos.

¿Hay una ley que permita la gestación subrogada en Reino Unido?

Sí, existe una ley establecida en 1985 y que sigue aún vigente, aunque se han hecho ligeras actualizaciones. Esta ley permite la gestación subrogada en todo el Reino Unido, aunque de forma altruista y con muchas restricciones, tal y como indicamos más arriba.

¿La madre subrogada puede recibir algún tipo de compensación económica en Gran Bretaña?

No, la gestante no puede recibir compensación alguna por el proceso. Sin embargo, los futuros padres pueden reembolsar ciertos gastos derivados del embarazo.

Un comentario

  1. usuario
    Noemi

    Después de leer esto tengo una duda. Entonces la madre de alquiler se puede quedar con el bebé si quiere? Porque si el contrato no sirve para nada entonces ella puede decidir que ya no quiere seguir y quedárselo para ella, no? Si los padres solo van a poder quedarse con el niño después de que un juez les de la paternidad legal una vez nazca y lo soliciten menuda gracia

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..{boton_dentro}