Relación con la madre subrogada

En un proceso de maternidad subrogada, conocido vulgarmente como vientre de alquiler, hay dos partes implicadas: por un lado, los padres, que son la pareja con intención de tener un hijo, y por otra parte, la gestante o madre subrogada, que es la mujer que llevará a término el embarazo y dará a luz al hijo de los padres de intención.

Tanto los padres intencionales como la propia gestante son libres de elegir qué tipo de relación quieren tener antes, durante y después del embarazo. Siempre y cuando ambas partes estén de acuerdo y cumplan con la legislación establecida en el país donde tenga lugar el tratamiento, no existe una norma al respecto.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Ventajas de conocer a la gestante

La gestante va a ser la mujer que cuide al bebé durante sus nueve primeros meses de existencia y por tanto, muchos padres consideran que es fundamental conocerla.

La relación que puedan establecer con ella podrá ser más o menos personal en función de lo que decidan ambas partes, pero es importante que al menos, exista una entrevista personal entre los padres intencionales y la madre subrogada. Las ventajas que ofrece esto son:

  • Asegurarse de que la gestante ha tomado la decisión de gestar a vuestro hijo de forma libre y sin coacción.
  • Empatía de la madre subrogada: si padres y gestante se conocen, ésta puede entender la situación de infertilidad y empatizar con ellos, favoreciendo así la motivación solidaria o emocional y reduciendo la económica.
  • Seguimiento del embarazo: el contacto entre gestante y padres es de gran ayuda para que éstos puedan seguir la evolución del embarazo de forma más directa. Las nuevas tecnologías (Skype, WhatsApp, Facebook…) son de gran ayuda.
  • Disminuir o evitar los casos de fraude y mala praxis en torno al embarazo subrogado, así como las situaciones de explotación de la mujer.
  • Agradecer a la madre subrogada la grandísima labor que hace para que los futuros padres puedan lograr su sueño.
  • Explicar con mayor detalle al hijo su origen, además de darle la oportunidad de saber e incluso conocer personalmente a la mujer que ayudó a sus papás a traerlo al mundo.
  • Mayor transparencia del proceso de subrogación

Del lado contrario, hay gestantes que manifiestan que prefieren no conocer a los padres de intención bajo la idea de que, de esa manera, reducen la implicación emocional y les es más fácil entregar al bebé.

En cuanto a los padres, aunque son pocos los que no quieren conocer a la mujer que va a gestar a su bebé, alguno defienden que, emocionalmente, les es más fácil llevar a cabo el proceso confiando en el criterio de selección de la agencia.

Ley de maternidad subrogada

La gestación por sustitución es una técnica emocional y jurídicamente complicada cuya legislación difiere mucho entre unos y otros países. En cuanto a la relación o contacto entre los padres y la gestante, cada ley establece sus condiciones, aunque podemos distinguir principalmente dos tipos de países:

  • Entrevista con la gestante obligatoria: en algunos países es obligatorio que la madre subrogada y los futuros padres del bebé se elijan mutuamente tras una primera entrevista personal entre ellos.
  • Entrevista con la gestante opcional: otros países contemplan esta entrevista como algo opcional e incluso se fomenta que esto no ocurra con intención de proteger a los padres intencionales de posibles chantajes por parte de la gestante.

De cualquier modo, entendemos que nadie mejor que las propias agencias locales para conocer la realidad y los riesgos de su país, pero quizás una entrevista tutelada por la propia agencia podría ser la solución.

Amistad con la madre subrogada

Aunque desde Babygest recomendamos conocer a la gestante y tener contacto con ella durante el proceso, que la relación sea más o menos fuerte y larga es algo totalmente opcional que deberán determinar entre ambas partes.

Hay algunos futuros padres y gestantes que quieren tener una relación constante. De hecho existen muchos casos en los que padres intencionales, gestante y recién nacido tienen una relación duradera e incluso en algunas ocasiones, la madre subrogada es considerada como una “tía” o “madrina” para el bebé.

Para muchas madres subrogadas, la sensación de abandono del bebé que han gestado es menor si conocen a la familia que va a cuidar de él/ella y si están convencidas y seguras de que le van a dar una buena vida. Se evitan así la incertidumbre o el miedo de no saber quién criará al bebé al que han dado a luz.

Por otra parte, mantener la relación con los futuros padres les permite conocer al bebé y seguir su crecimiento.

Por otro lado, hay padres intencionales y gestantes que no quieren tener una relación tan cercana y se limitan al contacto necesario que requiera el seguimiento del embarazo y la consecución del proceso.

En cualquier caso, lo importante es que ambas partes estén de acuerdo.

Padres gays

En el caso de la parejas gays que quiere ser padres, la gestación subrogada es la única alternativa reproductiva que les permite tener un hijo biológico. En su caso, necesitan la ayuda de dos mujeres para poder llevar a cabo el proceso: la donante de óvulos y la madre subrogada.

Lo habitual es que, en el caso de las familias homoparentales, la relación con la madre subrogada sea fuerte. No por el hecho de que el niño no tenga madre, sino porque es la forma que tienen los padres de seguir el nacimiento de su hijo de forma cercana y además poder explicarle al niño con más detalle, cómo llego al mundo.

Algún día el niño preguntará sobre su nacimiento. Le surgirán dudas diferentes a las de los niños con papá y mamá, pues es evidente que ninguno de sus dos papás ha podido gestarlo.

Por ello, conocer a la gestante y tener amistad con ella, ayudará a los papás a explicar el origen de su hijo cuando éste les pregunte sobre ello.

La gestación por sustitución para padres gays solo está permitida en Estados Unidos y en Canadá, dos destinos en los que es condición necesaria conocer a la gestante. Lo cierto es que, en ambos lugares, lo común es que este contacto vaya más allá del proceso y se convierta en una verdadera amistad.

Preguntas de los usuarios

¿Es cierto que en Canadá la relación entre la madre de alquiler y los padres del bebé es muy fuerte?

Sí, en Canadá solo está permitida la maternidad subrogada altruista y por tanto, la principal motivación de las gestantes es la solidaridad y el deseo de ayudar a otros. Por ello, es habitual que se establezca una fuerte amistad entre ambas partes, pues las gestantes requieren mucho mimo y compromiso por parte de los padres y además, estos, se muestran enormemente agradecidos por su ayuda.

¿Cómo se hace el seguimiento del embarazo en los destinos donde la madre de alquiler y los padres no se conocen?

Si la gestante y los futuros padres no se conocen o, aunque se conozcan en una primera entrevista personal, posteriormente no mantiene contacto, es la agencia la que actúa de intermediaria entre ambas partes. Por tanto, la gestante informará a la agencia de los controles que le hagan y la evolución del embarazo y la agencia pasará la información a los futuros padres.

¿La madre de alquiler en Estados Unidos siempre conoce a los padres?

En Estados Unidos, la elección de la gestante es doble, es decir, para poder iniciar el proceso los padres han de elegir a la gestante y ella aceptarles. Se trata de una selección mutua.

¿Puedo tener contacto con la mujer de alquiler durante el embarazo?

Eso dependerá de la decisión que hayan tomado ambas partes implicadas. Como hemos comentado en el texto, hay quienes quieren tener relación personal y quienes prefieren el contacto a través de la agencia o la clínica de fertilidad.

3 comentarios

  1. avatar
    Rodolfo901

    Me parece totalmente indispensable conocer a la gestante, tener relación personal más o menos íntima con ella, sentir el embarazo junto a ella … Además, también creo que es importante poder hablarles a tus futuros hijos de la mujer que les trajo al mundo y si no la conoces parece todo mucho más frío y menos humano.

    No acabo de entender a las personas que prefiere no conocer a la mujer que criará a su bebé durante 9 largos meses.

  2. avatar
    Lorenzo33

    En una semanas bautizamos a mi hija y su gestante vendrá para el evento, pues la consideramos parte de la familia. Ha hecho algo muy bonito por nosotros y no podemos olvidarlo y dejar de tener relación con ella, cuando ha sido fundamental en nuestras vida y nuestra felicidad actual. Esperamos que nuestra amistad dure siempre… No sé qué inconvenientes hay en este tipo de relaciones cuando las cosas se hacen de forma sana y regulada.

  3. avatar
    SPM

    A mi no me gusta la idea de tener que conocer obligatoriamente a la madre subrogada. Entiendo que es importante porque te permite saber muchas cosas sobre ella, que es al fin y al cabo la que va a llevar a su hijo en el vientre. Pero no me siento cómoda. Para mi esa mujer me está ayudando y se lo agradezco infinito, pero siento cierto resquemor y envidia porque no puedo tener yo a mi propio hijo. Creo que estos sentimientos negativos pueden hacerse más intensos si la conozco. Es algo totalmente respetable querer conocerla, pero no creo que sea lo más aconsejable para todo el mundo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar