¿Cuáles son los riesgos de la fecundación in vitro (FIV)?

La fecundación in vitro realizada para un proceso de subrogación sigue el mismo proceso que en un ciclo propio con la única diferencia de la transferencia, ya que los embriones son transferidos al útero de la gestante y no de la futura madre.

Por esta razón, los posibles riesgos derivados del proceso de fecundación in vitro también son iguales y los exponemos a continuación.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Síndrome de hiperestimulación ovárica

El principal problema derivado de la FIV hacen referencia al proceso previo de estimulación del ciclo ovárico. Independientemente de quien reciba el tratamiento de estimulación, la futura madre o la donante de óvulos, la medicación administrada para ello puede dar lugar al síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO).

Este síndrome de hiperestimulación puede causar dolor e hinchazón abdominal, diarrea, vómitos, malestar… Normalmente dura alrededor de una semana y los síntomas que acarrea se deben a la inflamación de los ovarios. También es posible que el síndrome de lugar a síntomas más intensos como el aumento de peso o la pesadez durante la respiración.

En los casos más graves (poco comunes) puede causar un aumento de líquido en el abdomen y los pulmones, lo cual puede dar lugar a un mayor tamaño del ovario y provocar deshidratación, dificultad para respirar o dolor abdominal intenso y grave.

Actualmente, la estimulación ovárica a base de medicamentos como el citrato de clomifeno, la hormona gonadotropina menopaúsica humana o la hormona luteinizante se controla rigurosamente mediante ecografía y/o análisis sanguíneo, de tal manera que es posible predecir el síndrome de hiperestimulación ovárica y por tanto abandonar el tratamiento para evitarlo.

Problemas asociados a la FIV

Además del síndrome de SHO, la medicación administrada para favorecer la maduración del ovario y controlar la ovulación puede llevar a otros riesgos como por ejemplo:

  • Dolor y hematomas leves en el lugar de inyección de los fármacos
  • Náuseas y vómitos
  • Hinchazón
  • Dolor abdominal
  • Sensibilidad en los pechos
  • Aumento del flujo vaginal
  • Cambios de humor y fatiga
  • Reacción alérgica

Existen también posibles riesgos causados en el momento de la punción ovárica como dolor pélvico y abdominal leve. Algo menos común que ocurre en contadas ocasiones es la infección pélvica de leve a grave o lesión de órganos cercanos al ovario.

Transferencia e implantación del embrión

Otros posibles riesgos son los relacionados con la transferencia de embriones y la implantación en la cavidad uterina. Los principales son:

  • Embarazo ectópico: se produce cuando el embrión implanta en un lugar fuera de la cavidad uterina como en alguna de las porciones de las trompas de Falopio (itsmo, ámpula, infundíbulo o fimbrias) o en el ovario, canal cervical o cavidad peritoneal o abdominal.
  • Embarazo múltiple: el embarazo múltiple conlleva mayor complicación y riesgo que un embarazo único. Por ello es importante concocer detalladamente los riesgos de la transferencia de más de un embrión y hacer balance del riesgo/beneficio esoecífico para acda situación en función de las características de los embriones y del útero de la gestante.
  • Aborto natural: la pérdida del feto tras su implantación es algo que puede ocurrir en aproximadamente el 20% de los embarazos. Generalmente tiene lugar en las primeras semanas de gestación.

Un comentario

  1. avatar
    Macarena21

    Yo pasé por un embarazo ectópico y la verdad que no se lo recomiendo a nadie. Me tuvieron ingresada dos días y a parte del sufrimiento médico, emocionalmente tampoco fue fácil porque en un principio tuve la alegría de haber conseguido el embarazo tras varios intentos de reproducción asistida y luego el duro golpe de enterarte que no es viable.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar