Causado por la medicación administrada para estimular al ovario puede provocar náuseas, vómitos, dolor abdominal…
En pocas ocasiones llega a un estado grave puesto que la estimulación está minuciosamente controlada por ecografía y análisis sanguíneo.

Puedes leer el artículo completo en:    55

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar