El problema de Rocío fue que tras el parto, la placenta quedó adherida al útero y por hemorragias tuvieron que realizarle la histerectomia.

Este problema se conoce como placenta accreta.

Puedes leer el artículo completo en:    141

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar