El síndrome antifosfolípido altera el mecanismo de coagulación de la sangre dando lugar a una mayor formación de trombos con las consecuencias que ello supone.

Puedes leer el artículo completo en:    40

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar