El síndrome de Asherman se caracteriza por la presencia de adherencias en la cavidad uterina. Éstas pueden ser puntuales si se encuentran en un sitio en concreto o pueden localizarse por todo el útero.

La extensión va a determinar la gravedad de la afección, dependiendo de si está afectada únicamente la capa de células endometriales o si están afectadas capas más internas del tejido.

Puedes leer el artículo completo en:    42
Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.