Síndrome de Hiperestimulación Ovárica (SHO)

Por (embrióloga).
Actualizado el 02/10/2015

El síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO) se produce cuando una mujer responde de forma anormalmente alta a la medicación administrada para estimular el ovario. También puede tener lugar de forma natural debido a un aumento de los niveles de LH.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Consecuencias de la hiperestimulación

Naturalmente una mujer libera un óvulo en cada ciclo, sin embargo, durante un proceso de FIV se busca obtener el mayor número de óvulos posibles para aumentar así las probabilidades de conseguir embriones viables susceptibles de dar lugar a un embarazo.

Para conseguir la superproducción de óvulos, la mujer recibe un tratamiento farmacológico hormonal. Es lo que se conoce como estimulación ovárica controlada.

Un proceso de gestación subrogada es un proceso de FIV por lo que es necesario obtener los ovarios, ya sean de la paciente o de una donante. Para ello, se estimula la producción ovárica mediante medicación externa. Si el ovario responde a estos fármacos de forma exagerada, es posible que la mujer sufra el síndrome de hiperestimulación ovárica.

Las consecuencias principales del SHO son:

  • Hinchazón de los ovarios.
  • Aumento de la permeabilidad de los vasos sanguíneos con la extravasación de líquido y su acumulación en la cavidad peritoneal.
  • La extravasación de líquido puede llegar a comprometer la función de los sistemas hepático, hematológico, renal y respiratorio.

El SHO se produce tras la ovulación, es decir, una vez los óvulos han sido liberados, y culmina con la llegada de la menstruación. Por tanto, su duración es de entre 10 y 14 días aproximadamente.

Síntomas del SHO

Los síntomas que sufre una mujer cuando padece el SHO puede ser de mayor o menor gravedad en función de las características de cada situación:

  • SHO leve: distensión abdominal, dolor suave de abdomen o aumento de peso…
  • SHO moderado: dolor intenso de abdomen, fiebre, disminución de la micción, dificultades respiratorias, náuseas, diarrea o mareos.
  • SHO muy grave: ascitis, deshidratación, torsión de los ovarios…

Generalmente, las mujeres que se ven afectadas por este síndrome no llegan a sentir síntomas demasiado graves. En ocasiones excepcionales, es necesario ingresar a la paciente para administrarle suero por vía intravenosa y conseguir reducir su deshidratación.

¿Cómo se puede evitar el SHO?

La estimulación ovárica controlada se inicia con la administración de gonadotropinas (FSH/LH) que son las encargadas de favorecer la producción ovárica. Aproximadamente 4 días antes de la punción ovárica (extracción de los óvulos) se administran antagonistas de la GnRH que evitarán la liberación endógena de LH y por tanto la ovulación natural.

A continuación se adminitra la hormona hCG, que desencadenará la ovulación 36 horas antes de la inyección. La punción se programará antes de que hayan pasado estas 36 horas.

Cuando se produce una respuesta elevada a las gonadotropinas y la producción ovárica es muy alta, existe el riesgo de SHO tras la administración de la hCG. Una forma de evitar el SHO en estos casos es desencadenar la ovulación con otro tipo de medicación como por ejemplo con análogos de la GnRH o LH recombinante.

Otra acción posible para impedir el SHO es reducir la dosis de medicación o cancelar el ciclo en casos en los que el nivel de estrógeno en sangre y la ecografia demuestran una repuesta elevada a la estimulación.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Andrea Rodrigo
Andrea Rodrigo
Embrióloga
Licenciada en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) con Máster Universitario en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida, impartido por la Universidad de Valencia en colaboración con el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Postgrado de Experto en Genética Médica. Más sobre Andrea Rodrigo

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.