El síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser implica que la mujer no tenga vagina, ni útero, ni trompas de Falopio, aunque es posible que disponga de una vagina corta y de un útero rudimentario.

Por tanto, no podrá quedarse embarazada a pesar de tener ovarios funcionales. No obstante, sí que podría tener un hijo biológico gracias a la gestación subrogada.

Puedes leer el artículo completo en:    86

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar