Son Nuestros Hijos y la Asociación por la Gestación Subrogada en España contestan a nuestras preguntas

Sonia Ruano, miembro de la junta directiva de Son Nuestros Hijos, y Aurora González, Secretaria de la Asociación por la Gestación Subrogada en España, han respondido a nuestro cuestionario. A raíz de la creación de la plataforma No somos vasijas, hemos considerado oportuno conocer diferentes puntos de vista con el fin de invitar al debate desde el conocimiento.

¿Cómo surgió la asociación por la gestación subrogada en España?

Aurora – Nuestra asociación surge a raíz de una tragedia que sucedió en nuestro entorno más cercano. Marta y Antonio perdieron a la hija que esperaban en la semana 39 de embarazo porque, a Marta, no le supieron diagnosticar a tiempo una enfermedad que provocó que tuvieran que hacerle una cesárea de emergencia, sin que esto fuera suficiente para salvar la vida de la niña, y además que le tuvieran que extirpar el útero.

Fue buscando una solución para poder volver a ser padres cuando se encontraron con la gestación subrogada y con que en España no estaba permitido hacerla. Teniendo claro que esta es una técnica de reproducción humana asistida que necesitan muchas personas para ser padres y madres, decidimos ponernos a trabajar para que se regule en nuestro país.

¿Qué modelo de gestación subrogada planteáis?

Aurora – Un modelo de gestación subrogada altruista y que respete escrupulosamente los derechos de todas las partes que intervienen en este procedimiento, muy especialmente los de la gestante y los de los niños y las niñas que nazcan gracias a él.

¿Cómo surgió la asociación Son Nuestros Hijos?

Sonia – Son Nuestros Hijos nace en 2008 como un grupo de apoyo mutuo entre familias homoparentales que recurren a la gestación subrogada para ser padres. Se crearon redes sociales para intercambiar información sobre el proceso de subrogación y para estar unidos en la lucha por los derechos de nuestras familias. En aquella época no existía una vía legal para que se reconociera la ciudadanía española de nuestros hijos y su filiación. No fue hasta el 2010 que la lucha de Son Nuestros Hijos comenzó a dar sus frutos, cuando el Ministerio de Justicia dictó una instrucción que permitía el acceso de nuestros hijos al Registro Civil. Actualmente la Asociación Son Nuestros Hijos está formada por aproximadamente unas 300 familias heterosexuales, homosexuales y monoparentales.

Nuestros objetivos son:

  • Proporcionarnos ayuda mutua, mediante el intercambio de información sobre los complejos procesos de subrogación en el extranjero.
  • Visibilizar nuestros modelos de familia y la gestación subrogada (GS) como técnica de reproducción asistida.
  • Defender la igualdad de nuestras familias en el acceso a derechos y beneficios sociales. Como por ejemplo: prestaciones por maternidad que actualmente son sistemáticamente denegadas por el INSS a pesar de muchas sentencias en contra de diferentes TSJ
  • Conseguir la regulación de la GS en España. Servir de interlocutores con las fuerzas políticas y legisladores para desarrollar un modelo de regulación de acuerdo con nuestras aspiraciones. Para ello apoyamos completamente el proyecto de ley de la Asociación por la Gestación Subrogada en España, que será llevado al Congreso de los Diputados mediante una iniciativa legislativa popular.
  • Servir de punto de encuentro para nuestras familias mediante actividades de ocio que fomenten el intercambio de experiencias y proporcionen a nuestros hijos referencias de otras familias por gestación subrogada.

Sonia, ¿qué te llevó a ti, personalmente, a formar parte de esta asociación?

Sonia –Lo que me ha llevado a formar parte de la Asociación Son Nuestros Hijos es mi historia, la historia de una superviviente del cáncer portadora de la mutación genética BRCA2, que después de vencer esta grave enfermedad que me ha hecho pasar por 16 quimioterapias y 6 veces por quirófano, para estar totalmente recuperada como estoy en la actualidad, todavía me quedan fuerzas para luchar contra las moralinas de quienes están en contra de la Gestación Subrogada como técnica de reproducción asistida, pero sobretodo me quedan fuerzas para acompañar a cualquier persona que yo pueda ayudar a emprender este camino para tener un hijo.

Necesitamos romper con mitos acerca de la gestación subrogada, de los mal llamados vientres de alquiler, y digo mal llamados porque lo encontramos una falta de respeto para nuestras gestantes, porque no se alquila nada. Creemos necesario que la sociedad tenga toda la información real de esta técnica de reproducción asistida, normalizar algo que en otros países se está haciendo desde hace muchos años, porque de la misma forma que hay donación de óvulos y donación de esperma, existe una donación de la capacidad de gestar y esto es lo que es la gestación subrogada. Es una técnica de reproducción asistida (como así reconoce la Asociación Española de Fertilidad – SEF) donde una mujer, desde su más absoluta libertad, decide gestar sin tener ningún tipo de vinculación genética, el hijo de otra persona que por los motivos que sean, independientemente de su condición sexual, no tiene la posibilidad de gestar.

Personalmente formo parte de la Junta Directiva de la Asociación Son Nuestros Hijos porque además de lo que he comentado, siento la necesidad de defender los derechos de mi futuro hijo, aun cuando todavía no ha nacido, para que le sean reconocidos como a cualquier otro niño hijo de ciudadano español. También para poner voz a las aproximadamente 300 familias que formamos parte de Asociación, que luchan para que la gestación subrogada sea regulada en España, porque sólo estando regulada podremos evitar que exista explotación de las mujeres, en ese punto estamos totalmente de acuerdo con el manifiesto del grupo feminista, pero para que no exista explotación, debe haber regulación, nunca prohibición, porque para las personas que la gestación subrogada es la única forma que tenemos de ser padres o madres, vamos a seguir recurriendo a ello.

Estas últimas semanas hemos oído hablar de la gestación subrogada más de lo normal, la plataforma “No somos vasijas” están totalmente en contra de esta técnica porque consideran que se mercantiliza a las mujeres y no se defienden sus derechos ni los del bebé. ¿Qué opinas de esto?

Aurora – Para empezar, estas personas demuestran un absoluto desconocimiento de esta técnica de reproducción humana asistida al acusar a las familias que recurren a ella de comprar niños y a las mujeres que les ayudan de venderlos, cuando no hay ni el más mínimo punto de comparación entre semejantes prácticas, detestables y condenables, y ninguna de las técnicas de reproducción humana asistida. Obvian que los padres y/o madres de intención son los únicos progenitores de un embrión que aguarda en un laboratorio a que una mujer ajena a la familia cuide de él hasta que haya evolucionado a feto y esté preparado para nacer, porque sus padres carecen de la capacidad de gestar necesaria para cuidarlo en esta etapa de su vida. Y omiten decir que las mujeres que cumplen con este cometido no quieren tener más hijos porque ya han completado su proyecto de familia y que lo único que desean es ayudar a otras personas a completar el suyo propio, compartir con otras personas su capacidad de gestar para que ellos y ellas también puedan alcanzar la felicidad de ver nacer y crecer a sus hijos.

Además, manipulan la información contando verdades a medias: hablan de explotación y mercantilización de la mujer poniendo como ejemplo las malas prácticas que se llevan a cabo en países tercermundistas donde confluyen circunstancias de tanta importancia como que no existe regulación o que la regulación sobre este asunto es deficiente, y en los que la situación social de las mujeres y el respeto por sus derechos tiene bien poco que ver con la situación de las mujeres de los países más avanzados en la conquista de los derechos de la mujer, como es el caso de España. Pero, de forma totalmente intencionada, no cuentan lo que ocurre en países con una situación jurídica y social equiparable a la de nuestro país, en los que se lleva haciendo gestación subrogada más de treinta años y donde la regulación protege por completo los derechos de todas las personas que intervienen en un procedimiento de gestación subrogada. Países como California donde las gestantes son mujeres de clase media-alta, con trabajo estable y recursos económicos suficientes para vivir cómodamente.

Por otra parte, parecen no darse cuenta de que los mismos argumentos que les han servido para la defensa de la ley de interrupción del embarazo del gobierno socialista (por ejemplo, ese tan repetidamente coreado “las mujeres parimos, las mujeres decidimos”) sirven para defender la libertad de la mujer a la hora de decidir si quiere ayudar a otras personas a traer a los hijos de estas últimas al mundo. Se olvidan de que las mujeres españolas somos libres y no necesitamos la tutela ni del hombre ni de otras mujeres que se puedan considerar intelectualmente o éticamente superiores aún a pesar de que ellas mismas dicen defender la igualdad…

Pero lo más terrible es que, autodenominándose “feministas” no tienen ningún reparo en insultar a las mujeres que comparten o que queremos compartir nuestra capacidad de gestar con otras personas, desconfiando de nuestros motivos para hacerlo e insinuando que somos vientres y úteros de alquiler o vasijas, o lo que es lo mismo: rebajándonos a cosas, a partes del cuerpo que, por naturaleza, no pueden subsistir separadas del todo. Según las personas que han puesto en marcha esa campaña, todas las mujeres somos interesadas y egoístas y sólo nos ofreceríamos a ayudar a otras personas buscando enriquecernos o mejorar nuestra situación económica. Esto, siempre pero muy especialmente en una época en que pedimos a gritos una educación para nuestros hijos sin etiquetas, ha estado y está totalmente fuera de lugar.

Sonia, Estoy segura que muchas personas deben pensar que es mucho más sencillo adoptar, ¿por qué tu marido y tú no recurrís a la adopción?

Sonia – La adopción y la gestación subrogada cumplen fines diferentes: sistema de protección a la infancia vs derecho reproductivo. Las personas tenemos el derecho a acceder a las técnicas de reproducción asistida, como lo hacen muchas parejas en España, que tienen problemas para quedarse embarazados, la gestación subrogada es una técnica más de reproducción asistida, es perfectamente legítimo querer un hijo biológico, no todas las familias están preparadas para la adopción.

El tema de la adopción daría para hacer otro debate, ya que no es tan idílica como en ocasiones se piensa, en mi caso, sólo por el hecho de haber sufrido cáncer, no tengo la posibilidad adoptar. Aunque reconozco que en cualquier caso mi primera opción hubiera sido la gestación subrogada.

Actualmente sólo UPyD apoya oficialmente la legalización de la gestación subrogada en España. ¿Por qué el resto de partidos políticos no están a favor? ¿Os habéis reunido con ellos?

Aurora – Nos hemos reunido con diputados de casi todos los partidos, al menos con los que actualmente tienen mayor representación en el parlamento, y en todos ellos nos hemos encontrado con gente a favor y gente en contra, pero la mayoría dispuestos a debatir sobre este tema y a encontrar un modelo de regulación que encaje en la situación social y jurídica de nuestro país. Nuestra intención es mantener y ampliar el diálogo a más diputados hasta llegar a un consenso.

Habéis hecho alusión al derecho de las mujeres a elegir libremente, ¿pero no consideráis que la gestación subrogada se está convirtiendo en un negocio y, en algunos casos, sí hay personas que actúan como si “compraran” un bebé?

Sonia – Como persona, como mujer y como portavoz de todas las familias que formamos parte de la Asociación Son Nuestros Hijos, estamos completamente en contra de la explotación de la mujer, y no apoyamos la gestación subrogada en países donde no está bien regulada y no se respetan los derechos de las mujeres. En este punto estamos totalmente de acuerdo con el manifiesto. Pero precisamente para que esto no pase, creemos que es necesaria la regulación en nuestro país, porque las personas para las que la gestación subrogada es la única técnica de reproducción asistida que podemos recurrir, para cumplir nuestro deseo de ser padres, vamos a seguir haciéndolo como ya he comentado antes. Por supuesto la solución no pasa por la prohibición de la técnica, la solución pasa por una correcta regulación. Como hace años se hizo con el aborto. Sólo con regulación evitaremos que existan agencias y clínicas, que se aprovechan del componente emocional que tiene este proceso, y hacen negocio llevando a personas a hacer procesos de gestación subrogada en países donde se hacen malas prácticas, donde no hay regulación y donde no tienen ninguna garantía legal. En estos casos es cuando surgen los problemas.

Podemos tomar como referencia el modelo de gestación subrogada de Estados Unidos, donde las mujeres que deciden hacerlo (apoyadas por sus parejas) lo hacen desde la más absoluta libertad, siendo plenamente conscientes de sus decisiones, para ello pasan por exámenes psicológicos rigurosos al igual que los padres de intención.

Son mujeres que han de cumplir una serie de requisitos, entre ellos han de haber sido ya madres, haber pasado por embarazos sin complicaciones, gozar de muy buena salud, tener una posición económica medio–alta para asegurar que no lo hacen por dinero y tener estabilidad familiar.

Este es el caso de Kristin, nuestra gestante, quien después de haber sufrido mucho para quedarse embarazada debido a unos problemas que tenía para ovular, decidió recurrir a un tratamiento de fecundación in vitro que le ha ayudado a tener dos niñas preciosas que ahora ya tienen dos años. La empatía y la generosidad con las personas que no tenemos la posibilidad de gestar nuestros propios hijos, es el motivo que le ha llevado a querer ser nuestra gestante. Para nada ha sido un motivo económico, ya que tanto ella como su marido tienen muy buenos sueldos derivados de su situación profesional.

En Estados Unidos están todas las partes protegidas por contrato, especialmente los derechos de nuestras gestantes. Por eso sentimos que las personas firmantes del manifiesto, no se han informado debidamente, ni se han interesado en hablar con nuestras gestantes para saber sus opiniones antes de hacer unas críticas tan duras. Con sus declaraciones, justo cuando lo que pretenden es defender la libertad de las mujeres, lo que están haciendo es insultar a todas aquellas que han decidido hacerlo desde la más absoluta libertad y faltar el respeto a nuestro modelo de familia.

Sonia, como nos comentas estás en un tratamiento de gestación subrogada ahora mismo en EE.UU. ¿Por qué elegiste este país?

Sonia – Porque el modelo de gestación subrogada en Estados Unidos es completamente garantista y se protegen los intereses de todas las partes. Hace más de 30 años que practican la gestación subrogada y está todo debidamente regulado. Por este motivo mi pareja, Javier, y yo hemos elegido Estados Unidos para poner nuestro proceso en marcha. Y aprovecho para romper otro mito sobre la gestación subrogada, el que dice que sólo está al alcance de los ricos, en nuestro caso, no somos ricos, nos hemos tenido que hipotecar y pedir ayuda a nuestras familias para poder hacerlo en el país que en la actualidad ofrece mayores garantías legales. Si estuviera regulado en nuestro país, no habría desigualdades y todas las personas que lo necesitaran podrían acceder.
Además, ¿por qué me he de ir a otro país, a pagar psicólogos, abogados, clínicas de reproducción asistida, hospitales, médicos, agencias ….? ¡Cuando tengo los mejores profesionales en mi país!

¿Qué les dirías a todas nuestras oyentes que piensan que la gestación subrogada es algo parecido a abandonar un bebé o entregar a tu hijo a otras personas?

Aurora –Lo he dicho antes. Ese hijo ya tiene su propia familia desde el mismo momento que sus padres, o madres, o madre y padre, o madre o padre, abren la puerta de una clínica de reproducción asistida para poner en marcha el procedimiento. Son ellos los que promueven la creación de una nueva vida, de un embrión que se convertirá en niño o niña y formará parte de su familia para siempre, aunque en muchos momentos serán otros u otras los que tengan que ocuparse de su cuidado (abuelas o abuelos, tías o tíos, educadoras o educadores, profesoras o profesores,…,) Hace muchos años que la familia ha dejado de ser responsabilidad exclusiva de las madres, de las mujeres, hace muchos años que las madres, las mujeres, venimos delegando una parte del cuidado de nuestros hijos e hijas en otras personas (reivindicación tradicionalmente feminista, por cierto). La gestación subrogada es un ejemplo más.

Sonia, ¿te gustaría añadir algo más a lo que ha dicho Aurora?

Sonia –Como he comentado antes, hay que pasar del mito a la realidad, y ésta no es justamente la que se está difundiendo en los medios de comunicación en los últimos días con la publicación de este manifiesto. El principal problema al que nos enfrentamos es la desinformación del público sobre la realidad de la gestación subrogada. Esta desinformación deriva en prejuicios que en última instancia perpetúan la discriminación que sufren nuestras familias. Somos conscientes que conseguir la regulación pasa por un cambio social que normalice esta técnica y que para ello es necesaria mucha labor de comunicación y visibilización. Por este motivo estoy aquí, durante un año y medio he luchado para ganarle la batalla al cáncer y ahora lucho contra las moralinas que tienen algunas personas sobre la técnica de reproducción asistida que me permitirá ser madre. Me gustaría decir que esta mañana he estado en un debate en “Els Matins” de TV3 y las dos personas que han representado al grupo que ha creado el manifiesto, se han mostrado a favor de una gestación subrogada altruista, así que parece que vamos acercando posiciones.
Me gustaría daros las gracias por darnos la oportunidad de hablar sobre las buenas prácticas sobre la gestación subrogada. Pedimos respeto y tolerancia para nuestras gestantes, para nuestras familias y para nuestros hijos.

Me pongo a disposición de cualquier persona para compartir mi testimonio y ampliar cualquier tipo de información sobre gestación subrogada. Nuestro y vuestro sueño de ser padres… está cada día más cerca! Son Nuestros Hijos.

2 comentarios

  1. avatar
    Anonimo

    sinceramente me parece que las de nosomosvasijas no se han parado a informarse detalladamente de lo que es la gestación subrogada y las ventajas que podría tener su legalización en España.
    Yo he tenido unas gemelas a las que adoro gracias a esta técnica y nunca sentí que estuviera realizando algo malo, explotando a alguna mujer o yendo en contra de los derechos de nadie.

  2. avatar
    YOSELIN

    Hola mi nombre es Yoselin me gustaria Ayudar a Parejas pára Tener hijos tengo 22 años vivo en España

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar