El DGP consiste en extraer una o varias células del embrión (biopsia embrionaria) y hacer un análisis genético del ADN de éstas en busca de alteraciones genéticas. Así, sólo se transferirán al útero aquellos embriones en los que no se ha detectado ninguna anomalía.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar