Testimonio de Maria José en Surrofair

La gestación subrogada es un proceso no permitido en España por lo que las mujeres, hombres y parejas que necesitan este método para poder formar su propia familia han de recurrir al extranjero.

Esto añade complejidad a la técnica de la gestación subrogada, especialmente a la hora de regresar a España con el menor y registrarlo en el Registro Civil como hijo de los padres de intención y no de la mujer que ha dado a luz.

Durante la feria de gestación subrogada Surrofair 2016 entrevistamos a Maria José Cabezudo, profesora de derecho de la UNED y reciente madre por gestación subrogada. En el vídeo podemos ver la entrevista completa en la que resuelve las principales duras relacionados con los principales aspectos legales y burocráticas de esta técnica reproductiva.

Cuando el embarazo es un riesgo

Maria José recurrió a la gestación subrogada por un problema de salud que le impide gestar. No es que la patología que padece le impida quedarse embarazada sino que la gestación podría supone un riesgo para su vida.

Por esta razón, cuando se planteó la maternidad, María José decidió iniciar este proceso de reproducción asistida. Tal y como ella misma cuenta, tenía una cosa muy clara y es que quería tener seguridad y garantías legales y por tanto solo iba a recurrir a un destino que le ofreciera esto.

Aunque es consciente de que un lugar garantista y seguro implica un mayor coste económico, afirma que vale la pena hacer el esfuerzo.

Después de informarse concienzudamente, María José y su marido, ambos profesores de Universidad, decidieron iniciar la gestación subrogada en California.

Contratos de gestación subrogada

En su testimonio, Maria José cuenta los cuatro tipos de contratos principales que tuvo que firmar a lo largo del proceso:

  • Contrato con la clínica de fertilidad, quienes se encargarán de la fecundación in vitro y la transferencia del embrión.
  • Contrato con la agencia de subrogación, encargada de la búsqueda y selección de la gestante. En este punto, Maria José destaca la importancia del “feeling” o conexión con la gestante.
  • Contrato con un abogado, quien controla principalmente la cuenta de fideicomiso que debe abrirse para llevar a cabo el proceso de gestación por sustitución.
  • Contrato con la gestante. En él quedan detalladas todas las condiciones que se van a tener que cumplir, tanto por parte de los padres como de la gestante.

En el caso de California, este último contrato es especialmente importante, puesto que en él se basa el Tribunal Superior de Justicia para dictar la sentencia judicial que determina la filiación.

Así, esta sentencia, dictada tres meses antes del nacimiento del bebé, indica que los padres de intención son los padres naturales y legales del bebé que está gestando la gestante elegida.

El Código de Familia de California, indica que esta sentencia queda en suspenso hasta el nacimiento del bebé, de tal manera que si hay conflicto entre la vida de la gestante y la del bebé, la gestante tienen potestad para decidir.

Volver a España con el menor

En España existe una situación de “alegalidad”, ya que aunque la ley indique que el contrato de gestación subrogada es nulo, no se considera un delito. Sin embargo, España es tolerante, pues permite la filiación de los menores nacidos en el extranjero a través de esta técnica.

Tras obtener el certificado de nacimiento con únicamente el nombre de los padres legales, se siguen dos pasos:

  • Primero, se obtienen el pasaporte del menor nacido en Estados Unidos para que pueda viajar a España aunque sea como ciudadano estadounidense (no da tiempo a hacer el registro español)
  • Segundo, en el registro consular español, autenticas y apostillas el certificado de nacimiento junto con la sentencia de filiación apostillada y solicitas la inscripción. Pasados entre dos y cuatro meses, te llegará a tu domicilio español la documentación (libro de familia, certificado de nacimiento, etc.).

Maria José asegura que fue todo muy fácil y por ello es importante hacer este proceso en un país que de garantías legales y facilite la posterior situación de los menores nacidos por este proceso.

2 comentarios

  1. avatar
    Lauritaah

    Puff, cuánto papeleo… Me imagino que Mª José tuvo que leer muchísimo, sobre todo la letra pequeña de todos y cada uno de esos contratos… porque en el momento en que la lías en algo… a saber cómo termina el proceso. Me parece un desgaste emocional muy grande, pero por otro lado me ha fascinado la historia de esta mujer. Toda una luchadora!!!! Una gran fuente de inspiración.

  2. avatar
    P

    Una luchadora como la copa de un pino. 🙂 Gracias por el testimonio!

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar