Testimonios reales de gestación subrogada en Surrofair 2017

Conocer historias reales es una forma de sentirse apoyado, especialmente cuando el tema en cuestión es la gestación subrogada. Como sabéis, Surrofair 2017 se celebró en Madrid los días 6 y 7 de mayo, y un gran número de padres de intención acudió para informarse y dar un paso más hacia la consecución de su sueño: tener un hijo por gestación subrogada.

En Babygest, pudimos hablar con todos aquellos futuros padres que vinieron al evento con la esperanza de estar un paso más cerca de cumplir su deseo. Creemos que compartir la ilusión y la historia de cada uno es de gran ayuda para la comunidad que visita día tras día nuestra revista y, por ello, pedimos a quienes nos visitaron que, voluntariamente, nos contaran qué les había llevado hasta allí.

Afortunadamente, conseguimos recopilar varias historias de personas ilusionadas por esta nueva etapa, pero con una trayectoria realmente conmovedora que puede servir de gran apoyo. Aprovechamos también para daros las gracias a todos los que aportasteis vuestro granito de arena. ¡Sin vosotros este artículo no hubiera visto la luz!

En este artículo hemos recopilado todas, para que podáis haceros eco de las situaciones que llevan a cientos de familias españolas a recurrir a esta técnica.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

La gestación subrogada: una ventana abierta

«Tenemos 46 y 44 años y estamos casados desde hace 6 años. Recurrimos a IVI Valencia para una fecundación in vitro, pero tras la transferencia de embriones el embarazo no pudo ser. Nos vinimos a Madrid a probar suerte de nuevo, pero nuestros médicos me detectaron un cáncer de mama.

A Madrid vinimos para intentarlo por ovodonación, pero tras detectar el cáncer de mama se paró todo. Fue en ese momento cuando nos planteamos adoptar, pero nos desanimaron al contar lo que me había pasado.

Recientemente, hemos contactado con Bienestar Social para recurrir a la adopción internacional, pero tampoco ha resultado ser una opción viable. Entonces, teniendo en cuenta nuestra edad, ¿qué posibilidad tengo yo, ya que nos han cerrado todas las puertas? Por ello, vemos en la gestación subrogada una ventana abierta».

Ser madre con el Síndrome de Rokitansky

«Cuando tenía 16 años recibí una de las peores noticias de mi vida. No era una adolescente cualquiera, era una entre 10.000. Hoy en día, una entre 5.000. Me comunicaron que padecía un síndrome por el cual jamás podría tener hijos. Síndrome de Rokitansky se llamaba.

No entendía lo que me estaban diciendo, pero con el tiempo aprendí a aceptarlo. Desde muy niña, me habían gustado mucho los niños y, desde el primer momento, tras la aceptación de lo que me pasaba, decidí que algún día tendría mis propios hijos, fuese donde fuese.

En esta historia entró un hombre que me apoyó desde el primer momento y decidido, igual que yo, a luchar por un sueño. Esto nos ha traído hoy hasta Surrofair, con la esperanza de comenzar una nueva historia».

Quedarme embarazada pondría en riesgo mi vida y la del bebé

«Después de visitar muchos médicos, nos confirmaron lo peor: si me quedaba embarazada, ponía en peligro mi vida y la de mi futuro bebé. Tu mundo entonces se viene abajo. La idea de tener un hijo se desvanecía.

Después de buscar alternativas, la idea de ser padres por gestación subrogada llegó a nuestras vidas. Ahora vamos a hacer realidad nuestro sueño: ser padres. Porque para ser padres no hace falta parir: ser padres es educar, querer, escuchar, amar… cada día».

Soy tía gracias a la gestación subrogada

«Me llamo María y soy tita y madrina de un niño precioso nacido por gestación subrogada. Junto a sus fuertes y valientes papás, he podido seguir de cerca todo el proceso que les ha llevado hasta él.

Años de largos procesos, abortos, mucha ilusión y mucha decepción, viendo a un padre y una madre a los que solo les faltaba su bebé. Y, al final del túnel, aparece un camino hacia su esperado bebé.

Un proceso largo, intenso, emocionante, tanto vivido desde dentro como desde fuera, esperando con la misma ilusión y nerviosismo que sus papás cada noticia, cada ecografía, cada segundo que restaba hasta tener en nuestras manos al pequeño bebé milagro.

Porque no puedo sentir más orgullo de unos padres capaces de todo por cumplir el mayor sueño que se pueda tener. Y por ser la madrina de un bebé fuerte, que ama a sus padres, que se sentirá orgulloso de ellos, al que le apasionará su historia de cómo llegó al mundo».

El caso de Luis y Cristina

«Somos una pareja que quiere formar una familia y después de intentos con FIV en España, se detectó un problema cardíaco que desaconseja la gestación.

Ese problema nos llevó a buscar alternativas y esta nos pareció la más adecuada para cumplir nuestro sueño».

La historia de Pablo y Lina

«Llevamos casados 18 años. A los dos años de casarnos, dejé de tomar la píldora anticonceptiva, pero el embarazo no venía. Empezamos a hacernos pruebas de fertilidad, y fue entonces cuando me detectaron ovarios poliquísticos a mí y poca movilidad espermática a Pablo.

Nos sometimos a cinco ciclos de FIV, pero no conseguimos el embarazo ni siquiera con ovodonación. Por cuestiones de trabajo, dejamos de intentarlo. Pasado un tiempo, con una situación laboral mejor y más tranquilidad, hemos decidido plantearnos la gestación subrogada».

Iratxe y Óscar: padres por gestación subrogada en Georgia

«La verdad es que no sé muy bien cómo empezar, pero soy una mujer como muchas tantas que por circunstancias de la vida padezco una enfermedad muy común entre las mujeres, pero muy poco conocida, llamada endometriosis que hizo que no pudiera tener hijos.

Mi marido y yo siempre tuvimos el sueño de poder tener hijos y decidimos comenzar un proceso de adopción internacional en Rusia que al final no pudimos finalizar porque nos superó. A veces, cuando se cierra una puerta, se abre una ventana y conocimos la gestación subrogada. Hoy en día “estoy” embarazada de 15 semanas de un niño al que llamaremos Aron gracias a una mujer generosa que decidió libremente gestar para nosotros.

Estoy feliz de la vida como nunca lo había estado antes y tremendamente agradecida a mi gestante, que a pesar de la distancia, porque ella está en Georgia, siempre la llevo en mi corazón».

La opción de Miguel y Rocío para cumplir su sueño

«Llevamos 5 años intentando ser padres. Lo hemos intentado de forma natural, con coito programado, inseminación y FIV, con un gran costo emocional por nuestra parte y la de nuestras familias. En alguna ocasión hemos conseguido el embarazo, pero con la tristeza de haberlo perdido a las pocas semanas. Por eso, hemos optado por esta opción para conseguir nuestro sueño».

Formar una familia siendo una pareja homosexual

«Como hombre homosexual y tras conocer a mi pareja y vivir con ella, he decidido ser padre junto con mi pareja por dos motivos: el primero es una inquietud personal de ser papá, de experimentar una nueva etapa en mi vida, de transmitir mis vivencias como mi padre me las transmitió a mí, y de un sentimiento interior que sin poder explicarlo te empuja a ser padre.

El segundo es compartirlo con mi pareja, crear nuestro proyecto en común y formar una familia real, a semejanza de las familias tradicionales. Finalmente, pienso que para sentirme realizado plenamente y cubrir todas mis necesidades afectivas, lo conseguiría teniendo una familia, pareja e hijos».

Primeros pasos para ser padre solo

«Llevo un tiempo queriendo ser padre y me he enterado de que es posible realizarlo mediante gestación subrogada, por lo que me estoy informando de en qué consiste todo esto. Espero que llegue a buen fin. Muchas gracias».

Padre por subrogación tras adopción fallida

«Me encuentro en Surrofair después de buscar mucha información por Internet.

Siempre he querido ser padre, en este caso, padre soltero. Ya en 2008 solicité el proceso de adopción sin éxito, ni siquiera me evaluaron, por lo que perdí la esperanza. Pero hace unos años conocí a un amigo que fue padre en Nepal y, aunque lo pasó muy mal en el proceso, finalmente el resultado fue óptimo.

Gracias a conocerlo se me ha abierto la posibilidad de ser padre por gestación subrogada».

Madre sola a los 38 años

«Mi nombre es Kristina, tengo 38 años y siempre he querido ser madre. Hace cuatro años por estas fechas recibí la peor noticia que espero recibir nunca: el cáncer apareció en mi vida. Fue un tratamiento duro, innumerables viajes en ambulancia, transfusiones de sangre y mil complicaciones más.

Hoy, todo lo anterior es un capítulo de mi vida. Estoy completamente curada y, por ello, comienzo el siguiente capítulo: mi camino a la maternidad. Espero, deseo, que este capítulo sea mucho más amable que el anterior. ¡Seguro que sí!

Gracias a la generosidad de una maravillosa mujer llegaré hasta ti: mi bebé».

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar