¿Cuántos tipos de maternidad subrogada existen?

La gestación subrogada, vulgarmente denominada alquiler de vientres o renta de úteros, entre otras formas incorrectas, es un proceso reproductivo por el que una mujer cede su capacidad de gestar para ayudar a aquellas personas que no pueden tener hijos de otra manera.

Este método lleva realizándose durante siglos en su forma tradicional, y con la introducción de las técnicas de reproducción asistida ha sido reemplazada por la subrogación gestacional. En ambos casos, el proceso puede hacerse tanto de forma altruista como recibiendo una compensación económica. Por tanto, existen cuatro tipos de gestación subrogada actualmente.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Clasificar la gestación subrogada

Las principales causas por las que una pareja heterosexual tiene que recurrir a la gestación subrogada suelen estar relacionadas con la infertilidad femenina, en concreto, con la incapacidad de llevar a cabo un embarazo.

Por otro lado, en el caso de las parejas gays u hombres solos, es la falta de pareja femenina lo que les obliga a realizar un proceso de gestación por sustitución si desean tener un hijo biológico.

La gestación subrogada puede clasificarse según el método empleado para la consecución del embarazo y la relación del bebé con la gestante en dos tipos:

Gestación subrogada tradicional o parcial
el embarazo se obtiene mediante inseminación artificial, por lo que la gestante aporta sus propios óvulos y será la madre biológica del niño.
Subrogación gestacional, completa o total
el embarazo se logra mediante fecundación in vitro y la gestante no tiene ninguna relación biológica con el bebé, puesto que los gametos son de los padres de intención o de donantes.

Asimismo, la gestación subrogada puede dividirse en altruista y con compensación según si la gestante recibe o no una cuantía monetaria por llevar a cabo el proceso:

Gestación subrogada altruista
la gestante no recibe ninguna compensación monetaria por someterse al proceso, aunque sí que se le compensan los gastos asociados al propio embarazo como la ropa premamá, cuidados especiales, atención psicológica, alimentación especial, etc.
Gestación subrogada comercial
la gestante recibe una cantidad de dinero (compensación económica) por las molestias físicas y emocionales que supone el embarazo, además de un reembolso de los gastos derivados del mismo.

Es importante recordar que España no está permitido realizar esta práctica en ninguna de sus modalidades, por lo que los ciudadanos españoles deben recurrir a otros países donde se pueda llevar a cabo.

De este modo, el proceso se realiza en el país extranjero y los futuros padres hacen un seguimiento del embarazo a distancia. Poco antes del nacimiento, viajarán al país para asistir al parto y realizar todos los trámites legales antes de volver a su país de origen con el bebé.

Si quieres ponerte en contacto con profesionales de confianza del sector de la gestación subrogada, te recomendamos que visites la plataforma especializada Surrofair.

También podrás hablar con Lucy, una especialista virtual en gestación subrogada que os ayudará a saber qué destino os conviene más, según vuestro modelo de familia, vuestra situación médica y vuestro país de residencia.

Como hemos comentado antes, existen cuatro tipos de gestación subrogada dependiendo del punto de vista desde el que se realice la clasificación: por un lado, desde una perspectiva meramente técnica o, por otro lado, desde el punto de vista económico. Cabe destacar, no obstante, que un grupo no excluye al otro.

Según la técnica y la procedencia de los óvulos

Podemos distinguir entre dos tipos principales de gestación por sustitución: tradicional o parcial, y gestacional o completa. Las principales diferencias, como veremos, residen en la técnica reproductiva empleada y la procedencia de los óvulos (de la gestante, una donante o la madre de intención).

Subrogación tradicional

También denominada subrogación parcial, fue el primer tipo de gestación subrogada que existió. Por este motivo, se conoce como tradicional, aunque cada vez se emplea con menor frecuencia.

Consiste en realizar una inseminación artificial a la gestante, por lo que esta mujer, además de gestar el bebé, también aporta el óvulo. Así, bebe y gestante comparten carga genética, es decir, que la gestante es a la vez la mujer gestante y la madre biológica del niño.

La técnica que se emplea en este proceso de subrogación es sencilla: a la gestante se le realiza una leve estimulación ovárica para controlar el ciclo ovárico y, por tanto, el momento de la ovulación, momento en el que se deposita en su útero el semen del futuro padre o de un donante, si fuera necesario.

Aunque esta técnica se empleaba en un primer momento por su sencillez, cada vez es menos utilizada porque existe un vínculo entre el bebé y la gestante, lo cual puede ocasionar una mayor problemática desde el punto de vista ético y legal en el caso de que la mujer se arrepienta en el último momento y no quiera renunciar al bebé.

Subrogación gestacional

También es conocida como subrogación completa y, aunque desde el punto de vista técnico es más compleja, es la que está actualmente más extendida.

En este caso, la gestante no aporta el óvulo, sólo se encarga de la gestación del bebé. El proceso de estimulación ovárica y la obtención de los óvulos se realiza en la madre de intención (si es una pareja heterosexual sin problemas para aportar sus gametos) o en una donante de óvulos (una tercera persona), que en ningún caso será la mujer gestante.

Los óvulos se fecundan en el laboratorio con los espermatozoides del padre de intención o de un donante, mediante fecundación in vitro convencional o por ICSI, y los embriones se transfieren a la mujer gestante.

Técnicamente, este proceso es el mismo que se desarrolla en una FIV, la diferencia es que la transferencia embrionaria se realiza en la gestante en vez de la madre de intención. Con este tipo de gestación, la gestante no tiene un vínculo genético con el bebé.

Según si hay compensación económica o no

Al mismo tiempo, distinguimos entre gestación subrogada altruista o comercial dependiendo de si la gestante recibe una cantidad de dinero o no por llevar a cabo el embarazo. En la mayoría de casos, la elección depende de la legislación presente en cada país y no de las preferencias de los padres de intención.

Subrogación altruista

En esta modalidad de gestación subrogada, la mujer gestante no recibe compensación económica por las molestias sufridas por llevar a cabo el embarazo.

Sin embargo, los padres de intención deberán correr con los gastos legales y médicos, además de los asociados al propio embarazo y el bienestar de la gestante durante el mismo, como ropa premamá, alimentación especial, etc.

No es sencillo encontrar a una persona dispuesta a llevar un embarazo sin recibir nada a cambio. El embarazo es un estado que conlleva alteraciones en el organismo, y éstas pueden resultar incómodas, molestas o estar acompañadas de problemas.

En cambio, es más común que una mujer se ofrezca a llevar el embarazo de otra persona si es un familiar o amigo cercano.

Subrogación comercial

En este caso, la gestante recibe una cuantía económica por el esfuerzo físico y emocional que supone el embarazo. Este estado supone un gran esfuerzo para la mujer, ya que tiene que controlar su alimentación y tiene que sacrificar en cierta medida su vida laboral al final del embarazo.

Por lo tanto, no se trata de un pago por el embarazo, si no por el tiempo empleado, las molestias e incomodidades que puedan producirse y los posibles riesgos de la gestación. Esta compensación generalmente está limitada por la ley de gestación subrogada en los países que permiten y regulan esta práctica reproductiva.

La principal finalidad de establecer una compensación económica a la gestante es evitar la mercantilización de la mujer y el negocio con la gestación subrogada. La cantidad recibida no debe impulsar a las mujeres a realizar el proceso por pura motivación económica: debe asegurarse que el motivo principal es la solidaridad y el deseo de ayudar a los demás.

Preguntas de los usuarios

¿Cuáles son los tipos de vientre de alquiler?

Por un lado, está la gestación subrogada tradicional, en la cual la gestante es la madre biológica del bebé, puesto que aporta sus óvulos. Por otro, hallamos la subrogación gestacional o gestación subrogada completa, en la cual la gestante solo lleva el embarazo y los óvulos son de la madre de intención o de una donante.

También es posible clasificar la gestación subrogada dependiendo de si la gestante recibe o no compensación económica. Así, se distinguen la gestación subrogada altruista y la gestación subrogada con compensación o comercial.

¿Es habitual la gestación subrogada tradicional?

No, la mayoría de países ya no permite la gestación subrogada tradicional. El principal motivo es la vinculación genética entre la gestante y el bebé. Al ser la madre biológica del niño, surge un dilema ético y es más probable que se quiera quedar con el bebé.

¿Por qué no se recomienda la gestación subrogada tradicional?

La gestación subrogada es un proceso muy complejo, especialmente desde el punto de vista emocional, no solo en cuanto a los futuros padres, sino especialmente en relación a las emociones y sentimientos de la mujer que va a llevar a término el embarazo.

El embarazo es un estado fisiológico caracterizado por una fuerte descarga emocional. En maternidad subrogada, la gestante tiene la función de gestar un bebé que no es su hijo, sino el de otra persona o pareja.

Por esta razón, se busca disminuir al máximo la implicación sentimental por parte de la gestante. Así reducimos el posible malestar o sentimiento de culpa que pudiera surgir en esta mujer.

Esta es la principal razón por la que muchos países cuya legislación aprueba la práctica de la gestación subrogada prohíben que sea la propia gestante la que aporte la carga genética del futuro bebé.

¿Dónde se puede hacer la gestación subrogada de forma altruista?

Actualmente, la gestación subrogada es altruista en Canadá. En este país, la ley prohíbe pagar a la gestante por realizar el proceso, solo permite el reembolso de los gastos derivados del embarazo y establece una cuantía máxima a reembolsar.

Para más información sobre la gestación subrogada en Canadá, accede a este enlace: Gestación subrogada en Canadá.

4 comentarios

  1. avatar
    Esther Pertegaz

    Sinceramente creo que la subrogación inicial, la tradicional debería estar prohibida ahora que ya no hay problemas con la otra. Creo que debería ser así porque de esa manera se evita que la madre gestante tenga alguna conexión adicional con el feto más allá de la mera gestación.

  2. avatar
    MónicaPP79

    No estoy de acuerdo con lo que comentas Esther. En mi opinión, tanto una forma como otra son aceptables, especialmente en los casos en que el óvulo es donado. ¿Qué más da quien done el óvulo, si la madre gestante o una donante anónima? Solo veo un pequeño inconveniente y es que, en caso de que se haga la inseminación a la madre gestante, el anonimato de la donación queda al descubierto pero bueno, esto es muchos países es lo normal, es decir, la donación no es anónima.

  3. avatar
    beba191919

    Hola no tengo útero pero tengo mis ovarios y quiero saber que coste tiene llevando el bebe una sobrina mía, los óvulos serian los míos y el esperma el de mi marido me gustaría saber un promedio del coste que saldría yo vivo en España, un saludo

    • avatar
      Isabelle GuttonEspecialista en gestación subrogada

      Buenos días beba191919,

      No vais a poder llevar a cabo un tratamiento de gestación subrogada en España ya que se trata de una técnica prohibida en nuestro país. Tenéis que realizar el tratamiento de fertilidad en el extranjero. Por lo tanto, tendréis que desplazaros, como mínimo para el tratamiento de fertilidad y el parto. Los precios van a depender del país al que acudáis: desplazamientos, alojamiento para vosotros y para vuestra sobrina, precio del tratamiento de la FIV, trámites legales…

      Para haceros una idea, os aconsejo que leáis el artículo: Precios en gestación subrogada.

      Incluso si tu sobrina no recibe ninguna compensación económica, habrá que prever todos los gastos que acompañan este tipo de procesos. Los entenderéis mejor si leéis el artículo: Presupuesto detallado de gestación subrogada.

      En vuestro caso, Portugal podría ser una opción ya que cumplís los requisitos: ausencia de útero, puedes utilizar tus óvulos y conocéis a una gestante, tu sobrina, dispuesta a llevar al bebé. Sin embargo, todavía no tenemos certezas en cuanto al procedimiento de registro del bebé después de la vuelta a España.

      Más información en: La gestación subrogada en Portugal.

      Un saludo.

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar