Para que el embrión pueda implantar en el útero de la gestante, es necesario que el endometrio de la cavidad uterina esté receptivo. Las condiciones de receptividad uterinas son el aspecto trilaminar y el grosor endometrial de entre 7 y 10 mm.

Para conseguir el engrosamiento necesario del endometrio, la gestante debe administrarse medicación hormonal externa, generalmente estrógenos y progesterona.

Puedes leer el artículo completo en:    78

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar