Para que los embriones sobrantes de un ciclo de reproducción asistida puedan volver a ser empleados en ciclos posteriores, se mantienen congelados en nitrógeno líquido.

El procedimiento de congelación más empelado se denomina vitrificación y permite mantener los embriones sin apenas perder calidad.

Puedes leer el artículo completo en:    78

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar