Turismo reproductivo por gestación subrogada

Por (embrióloga).
Actualizado el 14/03/2016

El turismo reproductivo por gestación subrogada es el movimiento de personas de un país a otro específicamente para conseguir un hijo mediante la subrogación. Son muchas las personas que no pueden acceder a la paternidad de otro modo, bien por no disponer de pareja o por problemas de fertilidad.

Muchas personas acaban acudiendo al extranjero para poder emplear esta técnica de reproducción asistida, ya sea porque en su país de origen no está permitida o bien por los requerimientos para poder hacerla.

Canadá, Estados Unidos, Grecia, Rusia y Ucrania son actualmente los destinos de gestación subrogada a los que acuden la mayor parte de los extranjeros.

Acceso a la gestación subrogada

Una de las primeras cosas que hay que tener en cuenta a la hora de elegir el destino es la accesibilidad a la gestación subrogada. Dentro de los destinos que ofrecen el tratamiento a los extranjeros, hay muchos que solo lo hacen para parejas heterosexuales.

El acceso de las parejas homosexuales y de hombres o mujeres sin pareja está muy restringido. Solamente países como Estados Unidos o Canadá permiten el acceso a todos los modelos de familia.

En Rusia y Grecia el acceso a la subrogación está limitado a parejas heterosexuales y mujeres solas, mientras que en Ucrania solo está permitido para matrimonios heterosexuales.

Además, en Ucrania, Rusia y Grecia es necesario presentar un certificado médico del país de origen en el que diga que la madre de intención no puede gestar. Sin este certificado médico no se permite el acceso a la gestación subrogada.

Precio del tratamiento

El precio de la gestación subrogada es otro factor muy importante a la hora de elegir el destino, puesto que este procedimiento requiere un desembolso elevado de dinero.

En Rusia un tratamiento de gestación subrogada puede costar entre los 35.000 y 45.000€. En Ucrania, al estar permitida solo la subrogación altruista, los precios son más bajos, de forma que se puede pagar entre 28.000 y 40.000€.

En Grecia, el precio oscila entre 40.000 y 50.000€. Esto se debe a que está prohibido compensar a la gestante con más de 12.000€.

EEUU es el destino más caro, ya que sus precios oscilan entre los 100.000 y los 150.000€. Por ello, muchas parejas homosexuales acaban recurriendo a Canadá, donde los precios oscilan entre los 50.000 y los 60.000€ debido a que solo está permitida la subrogación altruista.

Gestación subrogada con donación de gametos

Los gametos utilizados en la gestación subrogada pueden ser de la propia pareja o de donante, pero hay países en los que se requiere que al menos uno de los miembros de la pareja aporte sus gametos. Este es el caso de Ucrania y Rusia, donde se exige que al menos uno de los padres de intención sea el padre biológico.

Sin embargo, en otros países como Rusia, Canadá, Grecia o Estados Unidos la doble donación de gametos está permitida, ya que no importa la relación genética de los padres de intención y el bebé.

Condiciones legales para la inscripción del bebé

Es muy importante conocer los aspectos legales del país de destino en cuanto a la inscripción del nacimiento del niño y la filiación, puesto que en España solamente se permite registrar directamente a los niños nacidos por gestación subrogada cuando se presente una sentencia judicial que atribuya la filiación a los padres de intención.

En Rusia, por ejemplo, en los documentos para la inscripción del bebé aparecen únicamente los padres de intención, nunca la gestante. Sin embargo, una vez en España, es necesario entregar la partida de nacimiento y la renuncia de la gestante para poder inscribir al bebé como hijo del padre de intención. La madre de intención tendrá que adoptar al niño. En Ucrania ocurre parecido.

Por último, en Grecia se dicta una sentencia que autoriza el inicio del tratemiento, en concreto la transferencia de embriones, a la vez que otorga la filiación del futuro bebé a los padres de intención. No obstante, esta sentencia puede no ser reconocida, por lo que los futuros padres pueden tener problemas en el país de origen a la hora de inscribir al niño en el Registro Civil pertinente.

Hacemos un gran esfuerzo editorial. Compartiendo este artículo nos ayudas y motivas para seguir nuestro trabajo.

Autores y colaboradores

 Sara Salgado
Sara Salgado
Embrióloga
Graduada en Bioquímica y Biología Molecular por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), con Máster en Reproducción Humana Asistida por la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Título de Experto Universitario en Técnicas de Diagnóstico Genético por la Universidad de Valencia (UV). Más sobre Sara Salgado

Todo sobre la reproducción asistida en nuestros canales.