Vitrificación de embriones

Parte de los embriones obtenidos en un proceso de FIV serán transferidos al útero femenino en fresco. El resto, serán vitrificados a la espera de que se decida su destino entre las opciones legalmente posibles: donación a otros parejas, donación para investigación, crioconservación para buscar un nuevo embarazo en otro ciclo o la destrucción.

En este artículo explicaremos en qué consiste el proceso de vitrificación por el que los embriones son preservados hasta su uso en el futuro.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Criopreservación de los embriones

La vitrificación es un proceso que permite la conservación de los embriones por un tiempo ilimitado sin variar prácticamente sus características. Se trata de la congelación ultrarrápida de los embriones, lo cual evita la formación de cristales de hielo en el interior del mismo y por tanto reduce al máximo los posible daños en la estructura interna del embrión.

Este método de criopreservación permite mejores tasas de supervivencia e implantación puesto que los embriones, tras ser descongelados, mantienen prácticamente inalteradas las características del momento en el que fueron vitrificados. Todo esto se traduce en un aumento de las tasas de embarazo conseguidas por vitrificación en comparación con la congelación lenta.

El proceso de vitrificación

Los embriones pueden ser vitrificados en día 2 o días 3, pero también en día 4 e incluso en estadio de blastocisto.

Algo generalizado en gestación subrogada es la realización del análisis genético de los embriones por lo que en caso de someter a los embriones a técnicas de DGP, estos deberán ser vitrificados en día 5 o 6, siempre y cuando su dotación genética no muestre alteraciones. La biopsia realizada a los embriones no impide su vitrificación.

La vitrificación implica el enfriamiento ultrarrápido de las células, en este caso del embrión. El ritmo de enfriamiento en vitrificación es de aproximadamente 115.000 ºC cada minuto; una velocidad extremadamente superior a la congelación lenta en la que se disminuía aproximadamente 0.3ºC por minuto.

Una vez vitrificados, los embriones son conservados en bancos de nitrógeno líquido a menos 196 ºC. Actualmente, no existen evidencias de que el tiempo de almacenamiento de los embriones tenga consecuencias en su viabilidad o pueda afectar las posibilidades de implantación.

Aunque los avances tecnológicos actuales entorno a la técnica de vitrificación embrionaria permite tasas de recuperación y supervivencia muy elevadas, es importante vitrificar únicamente aquellos embriones que tengan la calidad suficiente como para soportar el proceso de vitrificación y desvitrificación y llegar al momento de la transferencia con altas garantías de éxito.

Un comentario

  1. avatar
    VicenteRome

    ¿Entonces, pueden estar congelados todo el tiempo que quieras e ir descongelando hasta que el embarazo se consiga?

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad relacionada. El uso de foros o formularios indica que está aceptando nuestra política de privacidad y protección de datos..   Cerrar