En un proceso de fecundación in vitro, los embriones que no van a ser transferidos son vitrificados para poder ser empelados posteriormente en caso de fallo en el tratamiento o para tener un segundo hijo hermano del primero.

Puedes leer el artículo completo en:    86

Las cookies nos permiten ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.   Aceptar